¿Quieres comprar el primer Porsche 917 Spyder?

Ve buscando monedas bajo los cojines del sofá.

El 8 de febrero, RM’s Sothebys saca a subasta en París un Porsche 917 Spyder. Concretamente, el prototipo 917/10. Se espera que alcance un precio de 4,6 millones de euros, aunque muy probablemente llegará a los 5 millones sin ningún problema.

Sobre el papel, no te dan mucho por esa cantidad desorbitada. Este Porsche 917 Spyder no tiene equipo de sonido, aire acondicionado, alfombrillas… ni siquiera algo que puedas llamar salpicadero. Tampoco cuenta con un parabrisas al uso. La preciosa decoración de Gulf sólo aparece en el frontal del vehículo, la pintura es bastante tosca y lleva más cinta americana que el coche de mi vecino.

A la venta esta réplica del mítico Porsche 917K de Le Mans en Ebay.

Lo que estás pagando es su historia. Se trata del prototipo 917/10, del que sólo se fabricaron 13 unidades. Si poseer una de ellas es un logro importante, imagina ser el dueño del chasis original, el 001.

También inviertes tu dinero en la ingeniería que hay tras este Porsche 917 Spyder. El motor de 5 litros y 12 cilindros, refrigerado por aire, tiene más de 600 CV, mientras que las piezas mecánicas son de la mayor calidad. Merece la pena que pagues la entrada simplemente por la carrocería, con un alerón gigante y enormes ruedas traseras (pertenecen a la época en la que los neumáticos mostraban un tamaño adecuado).

Este coche prestó una ayuda fundamental a Porsche a la hora de lograr el campeonato Can-Am de Pilotos de 1972. Para ello, sufrió un exhaustivo proceso de pruebas: fue examinado en el túnel de viento con el fin de hacerlo lo más rápido posible, estuvo 23 días seguidos en la pista deslizante perteneciente al complejo de Investigación y Desarrollo que la marca posee en Weissach y recorrió miles de kilómetros. Durante 16 meses, pasó por las manos de varios conductores en estas instalaciones, en las de Hoffenheim y en Nürburgring.

Quizá hayas pensado que, tratándose de un prototipo, debería estar en un museo de Sttutgart, pero no es lo que ha ocurrido con el 917 Spyder. Fue propiedad del piloto alemán y dueño de un equipo de carreras Willi Kauhsen, quien compitió en este vehículo en Europa y América durante 1972 y 1973 (ese año, ganó una prueba de las Interseries en Hockenheim). En 1974, Emerson Fitipaldi estuvo tras su volante en los 300 km de Nürburgring.

Subastas de coches: 11 vehículos asombrosos por los que pujar.

Después de esa temporada, el 917/10-001 se guardó hasta 1997, cuando fue restaurado. Los trabajos se prolongaron durante dos años y en 2000, Kauhsen llevó el coche a algunas carreras para coches históricos, como Goodwood y Daytona.

En 2008 fue vendido a Ulrich Schumacher, quién también lo paseó por eventos históricos. Cambió de manos en 2012, año en el que fue completamente revisado; asimismo recibió el propulsor de 640 CV con el que se ofrece (el original tenía más de 1.000 CV).

Aun así, 4,6 millones de euros es mucho dinero por un poco de cinta americana, ¿no? Bueno, este Porsche 917 se presenta como una restauración de un punto concreto de su vida, por lo que es así como debía aparecer en el túnel de viento en 1971. El marco tubular es el original y se incluye una decoración amarilla y roja de Bosch que hace que parezca un poco menos ‘prototípico’.

Por supuesto, también te llevas una cantidad enorme de fotografías, artículos y material del archivo de Kauhsen y un pasaporte técnico para Vehículos Históricos de la FIA (Federación Internacional de Automovilismo). Sigue siendo un auténtico coche de carreras, no un ‘rey del garaje’. ¿Quieres abrir la puja?

Lecturas recomendadas