Y así es la trasera del Fisker EMotion, el nuevo deportivo eléctrico

El nuevo Fisker EMotion tiene un diseño deportivo y estará equipado con un motor eléctrico propulsado por baterías de grafeno, con una autonomía de 640 kilómetros.

Muchos echamos de menos al Fisker Karma, un sedán híbrido realmente interesante que llegó en 2011 con un diseño apasionante, como no podía ser menos, al ser obra de Henrik Fisker, padre del Aston Martin DB9 o del BMW Z8 entre otros. Hoy, tras muchos problemas financieros, la resurgida marca ya tiene listo su nuevo proyecto: el Fisker EMotion, un coche eléctrico espectacular con diseño deportivo para intentar plantar cara al Tesla Model S.

A comienzos del pasado mes de noviembre pudimos ver las primeras imágenes del Fisker EMotion. Sin embargo, hasta la fecha, hay todavía muchas incógnitas acerca de este deportivo 100% eléctrico. Y una de ellas era el aspecto de su zaga.

Fisker ha querido resolver las dudas generadas en torno al diseño que tendría la zona posterior de su nuevo modelo. Y para ello, ha publicado una imagen que nos permite verlo con todo lujo de detalles. En comparación con el frontal y perfil del Fisker EMotion, su zaga transmite mucha más elegancia y distinción. Todo lo contrario que el resto de partes del vehículo que se caracterizan por sus líneas marcadas y formas que mandan un mensaje agresivo. A pesar de ello, hay que tener en cuenta que estamos ante un prototipo y no se trata de un modelo de producción. Detalles como los espejos retrovisores así lo revelan.

Te interesa: ¡más cerca de volar! Las puertas del Tesla Model X son más rápidas

Salvando el afilado frontal, las suaves curvas que dibujan la silueta del Fisker EMotion nos recuerdan vagamente al extinto Fisker Karma, con una considerable cifra de batalla. Mientras que la multitud de entradas de aire del morro se aprecian similares a las de los modelos que creó Fisker conjuntamente con GAS (Galpin Auto Service). Con todo, quizá el detalle más relevante de su imagen sea sus puertas de mariposa invertidas.

El nuevo EMotion está realizado sobre un bastidor de fibra de carbono y aluminio, y como decíamos anteriormente, las baterías empleadas disponen de grafeno, uno de los últimos avances en tecnología de baterías. Éstas han sido desarrolladas por una empresa conjunta entre el propio diseñador y Nanotech Energy Inc. y prometen una autonomía en torno a los 640 kilómetros.

El deportivo aspecto del modelo no es puro maquillaje, ya que otro de los datos ofrecidos por Fisker es su velocidad máxima, que hasta los 259 km/h.

El Fisker EMotion 2018 equipará también un nuevo sistema de conducción autónoma, aunque se espera que esta tecnología esté desarrollada por un proveedor externo y no llegue al modelo en el momento de su lanzamiento, en teoría fijado para 2018. Con todo, habrá que esperar hasta mediados del próximo año para conocer la versión de producción de un modelo que en teoría será fabricado en Estados Unidos.

 

Tags

  • fisker
  • Coches Eléctricos