Todos los Porsche 911 Turbo

Porsche 911 Turbo (930)

Hacemos un repaso a todas las generaciones del Porsche 911 Turbo en su 50 aniversario. Así ha ido evolucionando este icónico deportivo, convirtiéndose en el sueño de muchos a lo largo de los años.

El Porsche 911 Turbo cumple 50 años y, aunque se han creado multitud de versiones de este icónico deportivo de Porsche, seguimos hablando de una de las más valoradas. Por ello, hoy hemos decidido hacer un repaso de todas sus versiones, desde la generación 930 hasta la 992 actual.

La llegada de estas configuraciones marcó un antes y un después en la historia del Porsche 911. Supuso la puerta de entrada a unas prestaciones más emocionantes y a una conducción más exigente, pero muy agradecida. Ahora, medio siglo después de la llegada del primero, ¿cuál es tu favorito?

Porsche 911 Turbo (930)

Se presentó en el Salón del Automóvil de París de 1974 y es uno de los más icónicos dentro de esta configuración. Llegó con un aspecto más musculoso y con un motor 3.0 turbo que rendía 260 CV, aunque más adelante recibió un motor 3.3 que aumentó su potencia hasta los 300 CV. Así fue hasta 1989, su último año de comercialización.

Porsche 911 Turbo (964)

En 1990 llegó el segundo 911 Turbo, esta vez basado en la generación 964. Empezó manteniendo la fórmula del motor de 3,3 litros, esta vez con 320 CV, aunque más adelante escaló hasta los 355 y los 381 CV en el caso del Turbo S. En 1993 se agregó un motor de 3,6 litros con 360 CV que acabaron por ser 385 CV al acercarse al ecuador de la década de los 90.

Porsche 911 Turbo (993)

El último 911 refrigerado por aire también contó con una versión Turbo que supuso un notable salto respecto de la generación anterior. Siempre con un motor de 3,6 litros que aquí se asociaba a un sistema de tracción a las cuatro ruedas, comenzó entregando 408 CV de potencia, cifra que creció hasta los 430 CV y que volvió a aumentar hasta los 450 CV, con una velocidad punta de 300 km/h.

Porsche 911 Turbo (996)

La generación probablemente más criticada del deportivo de Stuttgart superó al anterior 911 Turbo, aunque no dio un salto espectacular en prestaciones. Aquí, el motor 3.6 biturbo ofrecía 420 CV (aunque la velocidad máxima aumentó a 305 km/h) y se podía asociar a un cambio manual o Tiptronic S automático. A mediados de los 2000, la potencia creció a los 450 CV.

Porsche 911 Turbo (997)

Con la llegada de la generación 997, la evolución sí se hizo notar más. El inicio lo marcó un motor de 3,6 litros biturbo con 480 CV, pero en 2009 se optó por un propulsor de 3,8 litros asociado a un cambio manual o automático PDK que alcanzó la barrera de los 500 CV. Un punto destacable, sí, pero que se vio superado por los 530 CV de las variantes Turbo S Coupé y Cabriolet.

Porsche 911 Turbo (991)

Ya en la década del 2010, el 911 Turbo de la generación 991 llegó al mercado y mantuvo el bloque de 3,8 litros en toda su vida comercial, aunque eliminó la opción del cambio manual. Ofreció 520 CV en su primera versión, así como 560 CV en los Turbo S. Posteriormente, el Turbo alcanzó 540 CV y los S llegaron a 580 CV, así como los Exclusive Series ofrecieron nada menos que 607 CV.

Porsche 911 Turbo (992)

Llegamos a la generación actual, estrenada en 2020. De nuevo, la fórmula es similar a la que ya conocíamos, aunque aquí encontramos un propulsor de 3,7 litros que se monta en versiones Coupé y Cabriolet. En el caso del Turbo, encontramos una potencia de 580 CV y 320 km/h de velocidad máxima; en el Turbo S, 650 CV y hasta 330 km/h.

Conoce cómo trabajamos en TopGear.

Etiquetas: MotorListas,