Pasar al contenido principal

9 momentos que lo cambiaron todo en la Fórmula 1

Lotus

Hemos vivido muchos puntos de inflexión

La Fórmula 1 puede ser un deporte apasionante y, después de tantas décadas de historia, hemos vivido momentos de todo tipo. No ha sido fácil elegir, pero estos son 9 momentos que lo cambiaron todo en este aclamado deporte.

No debemos olvidar que la evolución de esta disciplina ha sido sorprendente. Los primeros monoplazas poco o nada tenían que ver con los actuales y eso es así gracias a determinadas situaciones en las que algo cambió. Estas son las más importantes.

Texto original de Ollie Kew

Primer Campeonato de Constructores: Vanwall VW5

Vanwall VW5

Los récords de F1 son raros. Aunque la primera carrera oficial tuvo lugar apenas un año después del final de la Segunda Guerra Mundial -el GP de Turín de 1946-, en realidad no hubo un campeonato para fabricantes y equipos, así como para los propios pilotos, hasta 1958. 

La marca británica Vanwall ganó el primer título de constructores gracias a tres victorias logradas por cada uno de sus pilotos: Stirling Moss y Tony Brooks. Sin embargo, Moss perdió la corona de pilotos ante Mike Hawthorn por un solo punto.

Primer ganador de una carrera: Alfa Romeo 158

Alfa Romeo 158

Si has prestado atención a la última página, recordarás que el primer evento reconocido fue el Gran Premio de Turín de 1946, pero puede que eso no sea totalmente cierto. La verdad es que hay mucha discusión sobre cuándo comenzó oficialmente la F1, ya que había coches de F1 antes de la guerra y un conjunto definido de reglas tras la contienda.

Sin embargo, la FIA solo introdujo un campeonato oficial para pilotos en 1950. Entonces, el 158 de Alfa Romeo, desarrollado antes de la Segunda Guerra Mundial pero mejorado constantemente para entregar más potencia. ganó las seis rondas de la temporada. Y pensabas que Mercedes era aburridamente dominante...

Primer ganador con motor central: Cooper T43

Cooper T43

Los primeros grandes de la F1, como el Alfa 158, varios Mercedes ‘Flechas Plateadas’ y el icónico Maserati 250F, se apegaban al principio de poner el caballo delante del carro, por así decirlo. El motor delante, el conductor detrás, y en algún lugar por allí cerca, un depósito de combustible espantosamente vulnerable.

En realidad, no fue hasta 1958 que el diminuto Cooper T43 se convirtió en el primer coche de Fórmula 1 con un motor detrás de la cabina en llegar primero a la bandera a cuadros. Así, demostró que el peso ligero y el manejo equilibrado podían superar a la potencia bruta en la fórmula de carreras definitiva. 

Primeros alerones: Lotus 49

Lotus 49

Es imposible imaginar la F1 moderna sin aerodinámica de grado armamentístico. De hecho, en 2011, el entonces jefe de Ferrari, Luca di Montezemolo, se llegó a quejar de ello diciendo: “La Fórmula 1 trata demasiado sobre la aerodinámica. Construimos más aviones que coches”.

Si bien hubo coches aerodinámicos con baja resistencia en ambos lados de la Segunda Guerra Mundial, el monoplaza que inició la sed de la F1 por la aerodinámica fue el Lotus 49 de Colin Chapman. Lució alerones por primera vez en el GP de Mónaco de 1968, que es irónicamente una de las pistas menos relevantes para la carga aerodinámica en el calendario. 

Primera caja de cambios con levas: Ferrari 640

Ferrari 640

El F1 de 1989 de Ferrari no tenía remedio. Y brillante motor V12 del Ferrari 640 era tan poco fiable que Nigel Mansell y Gerhard Berger nunca terminaron la misma carrera en toda la temporada. Berger se retiró 10 veces y luego subió a tres podios, incluyendo una victoria, seguido de dos abandonos más para completar una temporada miserable. 

Sin embargo, Ferrari estaba aprendiendo. Y lo que aprendió fue que, cuando su nueva e inteligente caja de cambios semiautomática con levas no se quedaba sin electricidad, era rápida. Todos los demás equipos se dieron cuenta y abandonaron las cajas manuales. Ferrari no fue el primer constructor en ganar un campeonato con levas, pero lo empezó todo.

Primer chasis de carbono: McLaren MP4/1

McLaren MP4/1

Aunque el McLaren MP4/1 nunca ganó un Campeonato del Mundo -se conformó con el subcampeonato en 1982-, revolucionó la construcción de coches de F1 con su chasis monocasco de fibra de carbono de grado militar.

Fue construido por Hercules Aerospace, y el resultado fue sorprendente. El MP4/1 era más rígido, ligero y seguro que sus rivales. Por lo tanto, el resto del paddock lo copió rotundamente.

Primer motor turbo: Renault RS01

Renault RS01

Cuando las reglas establecieron que los equipos podían usar un motor de aspiración natural de 3 litros o uno con la mitad de tamaño con turbo, todos optaron por la opción segura de una mayor cilindrada. Todos, excepto Renault, que le dio al mundo el primer F1 con turbo en 1977

Fue apodado 'la tetera amarilla’ por su decoración… Y por su afición a salir ardiendo. Sin embargo, Renault resolvió los problemas iniciales, cambiando a dos turbos para reducir el monumental lag. Así, en 1979 se obtuvo la primera pole, en el GP de Sudáfrica. Al final, los RS01 se retiraron de la carrera - con muchos otros-, pero esta rareza cambió el curso de la F1.

Primera decoración con patrocinadores: Equipo Gunston

F1 Brabham del Equipo Gunston

Aunque el Lotus 49 y su pintura de patrocinador de tabaco es la incursión más famosa en embadurnar un Fórmula 1 con anuncios publicitarios en lugar de los colores de su país, ese no fue el primero en utilizar sponsors en su carrocería.

Hablamos del equipo Team Gunston, propiedad del rico Rhodesian John Love, quien presentó una decoración con el tema del patrocinador en un Brabham privado. Lo hizo en el Gran Premio de Sudáfrica de 1968 y resto es historia. Una bastante lucrativa, de hecho.

Primera suspensión activa: Lotus 92

Lotus 92

El Lotus de Fórmula 1 diseñado por Colin Chapman, el 92, fue una bestia complicada que solo anotó un punto en su historia de ocho carreras. Sin embargo, fue sumamente innovador y marcó el futuro de la F1, con su primitiva suspensión activa que utilizaba sistemas hidráulicos controlados por ordenador en lugar de resortes para mantener el coche nivelado en las curvas.

Dada la potencia informática disponible a principios de los años 80, no sorprende que el sistema no tuviera remedio. Eso sí, una década después, fue algo tan efectivo que tuvo que prohibirse por completo en el deporte. Lotus, una vez más, se adelantó a su tiempo. 

Y además

Nuestros mejores vídeos