Pasar al contenido principal

BMW 850 CSi: toda una belleza con un motor V12 bajo el capó

Seguramente uno de los BMW más queridos por los amantes de la marca

BMW decidió, a finales de los años 80' fabricar una nueva gama de coches deportivos que sería denominada como los BMW Serie 8. Unos coches deportivos realmente caros y exclusivos para la época que en la actualidad se cotizan enormemente como coches clásicos.

BMW M5 CSL: un exclusivo (y secreto) coche deportivo con un V10 de 550 CV

Hubo muchas versiones entre 1989 y 1999, pero la más potente de todas (sin contar las modificaciones de Alpina) fue el BMW 850 CSi, cuyos datos y curiosidades repasamos hoy.

BMW Serie 8 E31

BMW 840Ci E31 de 1993
BMW 840Ci E31 de 1993.

La idea de aquellos BMW E31 nació como la de un coupé de dos puertas en configuración 2+2 que diese un golpe en la mesa del diseño de la época. Fue presentado inicialmente en el Salón del Automóvil de Frankfurt en 1989, y su producción comenzó poco después en la región de Baviera.

Cabe destacar que fue el primer coche de la marca cuyo diseño fue asistido por software de ordenador, ya que hasta entonces, la labor de ingenieros y diseñadores se realizaba a mano sobre papel.

Su gran atractivo recayó en los faros retráctiles, que estaban muy de moda en la época en coches deportivos asequibles como el Mazda RX-7 o en verdaderos hitos como el Ferrari F40. Posee una carrocería aguda con un frontal que recuerda al del BMW M1 y un portón del maletero alargado sin añadidos aerodinámicos más allá de un difusor.

Prueba del BMW 118i 2022: el encanto de la relativa normalidad

Para su época, incorporó un buen número de avances tecnológicos como control automático de estabilidad, dirección asistida variable, sistema de amortiguación dinámica y una primigenia dirección a las cuatro ruedas.

Pero lo interesante fueron sus motorizaciones. Dependiendo de los diferentes modelos (BMW 840i o BMW 850i en todas sus variantes), este Serie 8 montó bloques V8 y V12 respectivamente.

El motor M60 V8 a 90º DOHC de 4,0 litros produjo 286 CV y se ofreció como una opción de acceso a la gama barata, dejando de lado a la unidad de potencia que equipaban sus hermanos mayores. Tras el M60 B40 del BMW 840i, llegó la actualización M62 B44 del BMW 840Ci, que tuvo la misma potencia pero aumentó el par máximo desde los 400 hasta los 420 Nm.

BMW 850i: un total de tres versiones con motores V12

Motor V12 del BMW 850 CSi E31
Motor V12 del BMW 850 CSi E31.

Sin embargo, la versión más codiciada de esta caja son los BMW 850i. Estos coches montaron un motor V12 a 60º SOHC atmosférico que osciló entre los 5,0 y 5,6 litros. La primera versión contó con el bloque M70 B50 de 300 CV y 450 Nm de par máximo.

Más tarde llegó el BMW 850Ci con el M73 B54 de 5,4 litros con 326 CV y 490 Nm de par máximo, aunque solo se ofreció con una caja de cambios automática de 5 velocidades, al contrario que su predecesor, que también ofreció la caja de cambios manual de 6 marchas.

Finalmente, la joya de la corona llegó con la puesta a punto del departamento BMW Motorsport, que creó el BMW 850 CSi, el tope de la gama. Solo se construyeron 1.510 unidades entre 1992 y 1996 con el motor S70 B56 de 5,6 litros, que deleitó a sus dueños con 380 CV y 550 Nm de par máximo junto a una caja de cambios manual de 6 velocidades.

Obtuvo un 0 a 100 km/h en 6,0 segundos (nada mal, teniendo en cuenta que su peso era de más de 1.800 kg), y una velocidad máxima limitada de 250 km/h. Sin duda, el más potente si no contamos con el Alpina B12 5.7, que logró mejorar bastante estas cifras.

La crisis económica que acabó con el BMW E31

BMW 850 CSi E31
BMW 850 CSi E31.

Los planes para el desarrollo de este coche te los puedes imaginar sin conocer su historia. Hemos hablado de dos motorizaciones diferentes, cada una con evoluciones consecutivas. Todas ellas sobre una plataforma estándar coupé.

Los movimientos lógicos que vendrían después hubiesen sido una versión cabrio y un M8, pero la crisis económica derivada de la Guerra del Golfo azotó al mundo y esos planes se desecharon. Una verdadera pena, sobre todo por ese primer BMW M8 E31 que fue denominado dentro de BMW como Ferrari Killer.

Estos son todos los BMW CSL secretos que nunca llegaron al mercado

¿Sabéis lo único que sobrevivió de aquella idea? Su motor V12 S70/2, porque fue el bloque que Gordon Murray puso bajo el capó del mismísimo McLaren F1 con un cubicaje de 6,1 litros y una potencia máxima de 680 CV y 705 Nm de par máximo.

Un final amargo que, después de todo, no lo fue tanto. Y si te conformas con los BMW E31 que sí vieron la luz... Que sepas que en el mercado de segunda mano superan los 15.000 euros con un buen kilometraje a sus espaldas y que una versión CSi bien cuidada puede alcanzar los 100.000 euros.

Y además

Buscador de coches