El 'Proyecto Titán' de Apple se demora hasta 2026 y cambia el rumbo de su coche eléctrico

Apple Car; Proyecto Titan

Gustavo López Sirvent

Ya no tendrá una conducción 100% autónoma

Apple sigue sin darle el bocado a la manzana de su logo en cuanto a que continúa dando largas a su proyecto de coche eléctrico. En los últimos tiempos se ha podido saber que nuevamente está en marcha, pero de una forma mucho más reducida y bastante más convencional de lo que se prometió originariamente.

El 'Proyecto Titán', como así se conoce de puertas hacia dentro en la compañía que fundó Steve Jobs, parecía que podría convertirse en uno de los primeros coches verdaderamente 100% autónomos, más parecido a un transbordador robótico que a un automóvil.

Sin embargo, una publicación en Bloomberg News siembra la duda sobre ese proyecto. Parece que Titán será bastante más convencional. El vehículo dela manzana mordida será eléctrico, por supuesto, y vendrá repleto de sistemas avanzados de asistencia al conductor, pero esos sistemas estarán allí para apoyar y ayudar al conductor, no para reemplazarlos. 

Una vez puesto en marcha, el Apple Car sólo tendrá capacidades completamente autónomas en carreteras. Dentro del casco urbano, el conductor será el que tendrá que conducir el coche. Por esta razón, se ha descartado la idea de eliminar ciertos elementos de conducción, con lo que este vehículo  contará con volante y pedales.

Lo que también se extrae de la citada información es que va a retrasar su salida al mercado. En un principio se había planificado para lanzar este nuevo modelo para 2025, pero las últimas filtraciones señalan que habrá que esperar todavía más, ya que saldrá a la venta en 2026.

Más allá de lo que te comentamos, la información es nula. Presumiblemente, el automóvil de Apple se especializará en la integración del teléfono de Apple y la tecnología de entretenimiento en la cabina (sin ir más lejos, tenemos el ejemplo del Apple CarPlay), pero eso en sí mismo presenta algunos problemas.

Uno de ellos es que la aplicación Maps de Apple dista mucho de parecerse a la de Google, con lo que hasta que no esté mejor desarrollada no podría ir instalada en el nuevo proyecto de coche porque sería del género absurdo que montara la de la competencia pudiendo tener una propia.

También habrá cambios de diseño. Apple tenía considerado un vehículo con unas líneas similares al Canoo Lifestyle, el modelo elegido por la NASA para reemplazar al mítico Astrovan. Las nuevas directrices son que se va a fabricar un coche “más tradicional”, sin entrar en más detalles.

La disminución de la capacidades del Apple Car traerán aparejado un cambio en el precio. Según Bloomberg, la compañía de Los Altos quería vender cada coche a unos 120.000 dólares (112.644 euros). Pero ahora que no serán tan revolucionaros como esperaban, ese precio podría bajar hasta menos de 100.000 dólares (93.870 euros).

Conoce cómo trabajamos en TopGear.

Etiquetas: Apple