¿Por qué tiene el Civic Type R 2017 tres salidas de escape?

No, si al final van a tener razón y todo...

Imagen de perfil de Alex Aguilar
Las tres salidas de escape del Civic Type R

Aunque a estas alturas probablemente lo sepas todo de la quinta generación del compacto nipón con el apellido Type R -aquí tienes su historia-, puede que se te haya escapado un detalle: ¿por qué tiene el Civic Type R 2017 tres salidas de escape? Siéntate y sigue leyendo, que te lo cuento... 

Sé que tras haber leído la prueba del Honda Civic Type R 2017 que ha hecho nuestro odioso compañero Enrique Trillo, el hecho de que el coche tenga dos, tres, cuatro o 12 salidas de escape probablemente te importe bien poco... pero la razón de ser de este particular diseño es tan curiosa como práctica: reducir el sonido cuando no hace falta y aumentarlo cuando quieres que todo tu vecindario sepa que tienes 320 CV bajo el pedal derecho. 

Entiendo que ahora mismo estarás arqueando las cejas mientras, con un deje de pereza en la voz, te recuerdas que eso de modular el sonido del escape es un invento casi tan viejo como los pistones. Y no seré yo quien te arrebate la razón... sino Rob Keough, el responsable de producto que ha explicado a nuestros compañeros de Road&Track el motivo por el que el Civic Type R 2017 monta tres salidas de escape: según sus palabras, el objetivo a perseguir con el nuevo compacto rabioso de la marca es el de hacerlo un deportivo salvaje que pudiera utilizarse un poco más a diario. Vale, nunca llegará a los niveles de equilibrio logrados con el Seat León Cupra 2017... pero todos los medios que lo han podido poner a prueba coinciden en que resulta mucho más amigable que la anterior generación. 

VÍDEO: El Civic Type R en Acción, a fondo en circuito

Todas las generaciones del Honda Civic Type R

¿Cómo consiguen el objetivo de reducir la sonoridad? Olvídate de complejos sistemas de mariposas, válvulas e intrincados conductos desdoblados para dirigir los gases a una zona u otra del tubo en función de que el conductor haya seleccionado un modo u otro para el escape: los japoneses -aquí tienes sus coches más míticos- han optado por multiplicar el número de salidas... con la intención de que cada una cumpla una función concreta. De este modo las dos situadas en los extremos de la zona central del paragolpes trasero se encargan de evacuar los gases cuando el vehículo circula a velocidades estables como, por ejemplo, en un viaje por autopista. Cuando la cosa se pone algo más interesante y el motor funciona revolucionado, es la salida central la encargada de favorecer una expulsión de aire más bronca y eficaz de cara a lograr un rendimiento de la mecánica más efectivo. 

Sé lo que estás pensando: "si me compro un compacto deportivo de casi 40.000 euros lo que quiero es sentir cómo su motor me insulta por cada segundo que pase sin estrujarlo como si lo fueran a prohibir". Y bajo mi punto de vista tienes toda la razón... pero quemados como tú y yo hay pocos ahí fuera. Para todos los demás, el Civic Type R monta tres salidas de escape. De las verdaderas. No como esas tan demigrantes lamentables que emplean algunos fabricantes para ahorrar la vergüenza a sus propietarios de conducir un coche diésel -¿sabes que Volkswagen estará obligada a recomprar los 3.0 TDI trucados en Estados Unidos?-. 

Lecturas recomendadas