Pasar al contenido principal

El Edonis Fenice es un Bugatti EB110 de 690.000 euros

¿Está sobrevalorada esta 'resurrección' de un mito?

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
Edonis Fenice

¿Qué te llevaría a pagar por el Edonis Fenice -una especie de Bugatti EB110 resucitado- 690.000 euros? Ten en cuenta antes de tomar una decisión que por un precio algo superior, 850.000 euros, podrías tener un Bugatti EB100 SS de segunda mano, como este que ofrecen en Hemmings. Y es un modelo original…

No te pierdas: ¿Qué te llevaría a vender tu Bugatti Chiron?

A ver, no es que el Edonis Fenice sea falso -el proyecto se ha realizado por 'B Engineering' usando el mismo chasis y motor tomado de un proveedor de Bugatti, Aérospatiale- pero ¿merece la pena el desembolso por algo así? ¿O quizá pagar un poco más y hacerse con el Bugatti de verdad? Tú eliges. 

Nosotros aún no lo tenemos claro, aunque puede que pronto tengamos una respuesta, sobre todo si tenemos en cuenta que B Engineering se ha asociado con Casil Motors (en Las Vegas) para llevarlo a producción. Sí, ¡a PRODUCCIÓN! 

De hecho, prometen lanzar 15 unidades del SP-110 Edonis Fenice, que llevarán un motor V12 twin-turbo de 3.8 litros -el original ofrecía 3.5- capaz de ofrecer 720 CV.  Aseguran además que podrá acelerar de 0 a 100 km/h en 3,4 segundos, alcanzar los 160 km/h en 8,2 segundos y lograr una velocidad máxima de 354 km/h.

 

 

De transmitir la potencia a las ruedas traseras se encargará una transmisión manual de seis velocidades, así que sí, el Edonis Fenice promete ser uno de los últimos superdeportivos 'analógicos'. Y quizá sea una auténtica bomba de sensaciones que merezca mucho la pena mucho más allá de su apariencia (que te puede gustar o no).

Es cierto que si pagas por él -ya se admiten reservas a través de un depósito de 2.500 euros, totalmente reembolsable- tendrás un modelo edición limitada que, en el fondo, es un Bugatti EB110. 

El modelo original también era exclusivo: recuerda que solo se produjeron 139 unidades de este superdeportivo de Bugatti, entre 1991 y 1995; por suerte, cuando su producción cesó, varias compañías consiguieron hacerse con partes del vehículo, como el chasis, y los derechos para utilizarlas en diferentes creaciones. 

Este es un buen ejemplo de ello… ¡y un pedazo de historia! ¿Te animarías a hacer la inversión? 
 

Lecturas recomendadas