Pasar al contenido principal

Vídeo: el McLaren P1 LM ha pulverizado el récord de Nürburgring

Ve a Nürburgring. Haz un tiempazo. Te lo revientan. Repite.

Imagen de perfil de Alex Aguilar

Si te gustan los deportivos y las pistas míticas, seguro que estás al tanto de todos los tiempazos que se realizan en Nordschleife cada año para... para demostrar que se pueden hacer, ¿verdad? Si el vueltón que se marcó el NextEV Nio EP9 hace poco para arrebatarle el título del más rápido al Huracán Performante te pareció espectacular, agárrate: el McLaren P1 LM ha pulverizado el récord de Nürburgring. ¿Cuánto crees que durará vigente? Apuesto lo que sea con quien sea a que antes de verano te estamos volviendo a hablar de un deportivo que ha parado el cronómetro unos segundos por debajo. 

5 razones para desear este McLaren P1 LM

Con un tiempo total de 6 minutos y 43,2 segundos, el McLaren P1 LM ha sido capaz de auparse por sí solo como el vehículo de producción más rápido en el mítico Infierno Verde -aquí tienes todos los datos que debes conocer de Nürburgring-. Deja de arquear las cejas: aunque te parezca un coche de carreras, en realidad este particular McLaren es la versión transformada a vehículo de calle del espectacular GTR, con sus 1.000 CV de potencia, sus 50 kilos de peso eliminados... y con su producción limitada a cinco exclusivas unidades que ya se han vendido y cuyo precio alcanzará cifras realmente obscenas si alguna vez aparecen en el mercado de segunda mano -recuerda que un Porsche 911 R se vendió por el doble de su precio el año pasado-.

Pilotado por las expertas manos de Kenny Brack -quien ya batió el récord de Goodwood con el P1 LM en 2016-, esta unidad terminada en color gris todavía en propiedad de Lanzante -su preparador- ha logrado registrar el mejor tiempo del circuito alemán... por el momento. El McLaren P1 LM ha pulverizado el récord de Nürburgring. Y podrías conducirlo si tuvieras la suerte suficiente. Es un gran motivo para querer crecer en la vida... o llorar desconsoladamente. Lo dejo a tu elección. ¡Ay! 

Lecturas recomendadas