Pasar al contenido principal

Los 10 mejores superdeportivos de los años noventa

¡Vas a sentirte nostálgico!

Imagen de perfil de Redacción Top Gear
Ferrari F50

Antes de la era de los cambios de doble embrague, los sistemas híbridos y los ordenadores de alta tecnología, fue la época de los coches analógicos. ¿Te acuerdas de ellos? Aquí vamos a hacer un repaso a los 10 mejores superdeportivos de los años noventa. Para refrescar esa cabecita…

No te pierdas: 5 coches que deberíamos odiar los petrolhead pero que amamos sin remedio

Si naciste a principios del S.XXI quizá sea un poco más complicado para ti situar a estos superdeportivos en el tiempo (o quizá no, como buen ‘petrolhead’), pero gracias al vídeo publicado por 'Donut Media' tienes la opción de descubrirlos.

Los diez mejores superdeportivos destacan por muchas virtudes, como por ejemplo, por su historia o sus prestaciones más puras, en las que algunas ocasiones no había ni control de tracción para salvaguardarte de posibles errores. 

Sin embargo, lo más llamativo es que requieren una habilidad al volante solo apta para los pilotos más experimentados. ¡Dale al 'play' y descubre a los protagonistas! Quizá no estén en tu lista de '¿qué coche me compro?' pero te los comprarías todos... No mientas.

 

 

1. McLaren F1 (1992)

Tardaron cuatro años en planear su diseño, pero el McLaren F1 cambió por completo el concepto de superdeportivos. Fue el primero en utilizar chasis monocasco de fibra de carbono y en alcanzar una velocidad máxima de 387 km/h.

 

2. Pagani Zonda C12 (1999)

Después de dejar Lamborghini para empezar su propia compañía, Horacio Pagani creó sus propias obras de arte. el Zonda C12 montaba un bloque V12 AMG y salidas de escape centrales inspiradas en las de los jets. Su diseño elegante y su atención a los detalles sirvieron de inspiración para una nueva generación de superdeportivos. 

 

3. Mercedes CLK-GTR (1998)

El CLK-GTR fue una homologación especial diseñada para competir en el Campeonato FIA GT. Dos unidades especiales llevaban paquete Super Sport, con el que ofrecían 655 CV procedentes del motor V12 AMG de 7.3 litros

 

4. Lamborghini Diablo GT (1999)

Fue el Lamborghini Diable más prestacional jamás construido. El interior fue despojado de todo lo innecesario y la carrocería pasó a ser en su mayoría de fibra de carbono. Contaba con un ‘spoiler’ trasero funcional y 557 CV bajo el capó. 

 

5. Porsche GT1 (1996)

Literalmente, se trataba de un coche de competición homologado para carretera que fue construido específicamente para encontrarse con los requerimientos exigidos para competición. Aceleraba de 0 a 100 km/h en 3,3 segundos y alcanzaba una velocidad máxima de 307 km/h, lo que le convertían en un arma de circuito.

 

6. Ferrari F50 (1995)

El motor V12 del Ferrari F50 fue derivado del Ferrari fórmula 1 de 1990. El coche fue fabricado en su totalidad con un chasis de fibra de carbono y revolucionaba hasta las 8.500 rpm. 

 

 

7. Porsche 911 GT2 (1993)

El coche fue fabricado como homologación para competir en la categoría GT2, de ahí su nombre. Pero claro, es mucho más ligero, ancho, rápido y diez veces más radical de conducir que un Porsche 911. 

 

8. Jaguar XJ220 (1999)

Fue desarrollado por un grupo de voluntarios llamado ‘The Saturday Club’ y tomó su nombre de su velocidad máxima: 220 mph (o lo que es lo mismo, 354 km/h). Montaba un V6 twin-turbo que compartía rasgos de diseño con el propulsor Cosworth F1

 

9. Cizeta V16T (1991)

Originalmente se diseñó para ser el Lamborghini Diablo, pero más tarde fue abandonado y más tarde se convirtió en este modelo por Cizeta. El motor V16 era capaz de ofrecer 560 CV de potencia.

 

10. Vector M12 (1995)

Era, principalmente, un Lamborghini Diablo con nueva carrocería de fibra de vidrio e intermitentes de Mazda MX-5. Alcanzaba una velocidad máxima de 304 km/h gracias a su motor V12 de Lamborghini. 

Lecturas recomendadas