Pasar al contenido principal

Viejas glorias: la historia del mítico Opel Manta

Una nueva lección de historia. De la que mola.

Imagen de perfil de Alex Aguilar

¿Te gustaron las anteriores entregas de nuestra serie "Viejas glorias"? Hoy le llega el turno al mítico Opel Manta, uno de los modelos más emblemáticos de la firma alemana del rayo que supuso uno de los últimos coletazos de la dorada época en la que sus automóvil todavía giraban apostaban por la propulsión para transmitir la potencia de sus voluntariosos motores al suelo. 

La historia del Opel Kadett GSi

Tras haber repasado juntos la historia de iconos tan importantes como el Lancia Delta HF Integrale, el Volkswagen Corrado o el Renault Clio Williams, nos centraremos en desvelar la vida del enemigo natural del Ford Capri -aquí lo tienes enfrentado al Mustang GT- en los alocados años 70... que tuvo que esperar casi una década para verse arropado por un público español enamorado de las angulosas líneas de su segunda serie. ¿Quieres saber más? Sigue leyendo... 

1970: llega el Opel Manta A

Además de los horrorosos pantalones de campana, la década de los 70 traería consigo el nacimiento de uno de los modelos más espectaculares que jamás ha fabricado Opel -aquí tienes la historia de sus compactos-: el Manta. Desarrollado sobre la plataforma del Ascona y con el objetivo de satisfacer la demanda de quienes buscaban un automóvil de corte deportivo sin renunciar a la practicidad de una berlina, este coupé caracterizado por su carrocería de tres volúmenes y su doble faro delantero fue ofrecido entre los años 1970 y 1975 con tres motorizaciones distintas de 1,2, 1,6 y 1,9 litros que, en el último caso, era capaz de desarrollar 105 CV y de hacer al Opel Manta alcanzar una velocidad punta de nada menos que 169 km/h con una aceleración 0-100 de 12,5 segundos. 

Opel Manta A - 1970

Comercializado en distintos mercados a lo largo de sus cinco años de vida, el Opel Manta A contó con distintos acabados entre los que cabe destacar el SR, una variante más elegante denominada Luxus, el poderoso GT/E... y otra edición especial conocida como Black Magic que, sobre la base del GT/E, ofrecía a sus 500 exclusivos propietarios una pintura de tonalidad negra junto a unas nada discretas franjas en color amarillo y rojo, llantas de 13 pulgadas y asientos Recaro. Sí. 

Opel Manta B: renovarse o morir

Opel Manta B GT/E - 1977

Tras unos primeros años relativamente duros en algunos mercados, los ingenieros de Opel se pusieron manos a la obra para tener lista en 1975 la segunda entrega del Manta, conocida como B. Ofrecido en un primer momento con la misma esencia y oferta mecánica que su predecesor -en 1977 el bloque 1.9 sería sustituido por uno de dos litros capaz de rodar a 192 km/h-, la principal diferencia entre ambos modelos radicaba en las líneas que conformaban su carrocería: ahora el coupé alemán era más agresivo y transmitía mucha más deportividad. 

Los 7 modelos de Opel que el Grupo PSA debería resucitar para triunfar

Nuevamente esta variante del Opel Manta se comercializó en distintos acabados que incluían prácticamente los mismos escalones que en la primera entrega del modelo, con la aparición en 1978 de una versión de tres puertas conocida como CC diseñada con el objetivo de multiplicar la practicidad de su maletero al poderse acceder al mismo a través de un portón que llegaba hasta la línea del techo. 

Manta B2: unos ligeros retoques que lo convirtieron en un mito

Opel Manta B2 CC GSi - 1983

1982 sería el año elegido para la introducción en el mercado de la última y más espectacular versión del Opel Manta, conocida como B2. Además de incorporar dos nuevas mecánicas de 1,3 y 1,8 litros en sus versiones más sencillas, el renovado deportivo equipaba paragolpes plásticos terminados en el mismo color de la carrocería, un generoso alerón trasero que mejoraba su aerodinámica y otros detalles estéticos como los faldones laterales o la nueva rejilla frontal con cuatro aberturas para facilitar la entrada de aire. 

Sin duda alguna, el modelo más interesante de esta generación nacida en 1982 sería el Opel Manta GSi, dotado con el mismo bloque del GT/E con 110 CV y cuya aparición en el mercado se produjo en 1984 para simplificar la gama. Fue el único acabado producido desde 1986 hasta la desaparición del modelo dos años después, que sería sustituido por el también mítico Calibra de tracción delantera. 

Ediciones especiales

Opel Manta B i240 - 1984

Como en todo clásico de aspiraciones deportivas que se precie, el Opel Manta también tuvo diversas versiones especiales de lo más interesantes. Entre todas ellas destacan, sin duda, las firmadas por el preparador Irmscher, conocidas como i200, i240, i300... y 400. Con potencias comprendidas entre los 125 y los 144 CV del modelo más célebre de todos, estas variantes tan especiadas para la época permitieron al alemán pasar a formar parte del imaginario colectivo de toda una generación de petrolheads que soñaban con poder tener entre las manos un artefacto de esas características. 

Te ha gustado la historia del Opel Manta, ¿eh? Sé que ahora quieres comprar uno... y te deseo suerte: no es fácil encontrar buenas unidades en el mercado de segunda mano -aquí las mejores perlas que vas a escuchar al buscar un coche usado-. Y menos a un precio razonable. Dale las gracias a la burbuja de los clásicos. Yo seguiré dando vueltas con mi 924, uno de los Porsche que puedes comprar por menos de 20.000 euros... de momento. ¿Quieres más Viejas glorias? Stay tuned!

 

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear