Pasar al contenido principal

Este es el mejor ejemplo de la locura de precios del McLaren P1

En apenas tres años, este hiperdeportivo va camino de triplicar su precio.

La cotización del McLaren P1 no hace más que subir y subir. ¿Hasta dónde puede llegar? Eso no lo sabe nadie, pero parece claro que este hiperdeportivo de McLaren es uno de los coches más deseados en el mercado de ocasión. Son muchas las veces que os hemos hablado de este coche y del por qué de su continua e imparable apreciación: una escasa producción de 375 ejemplares, un diseño brutal y unas prestaciones de infarto son su mejor carta de presentación.

Brutal: a la venta un Mercedes SLR McLaren Stirling Moss

Y es que a diferencia de otros clásicos altamente revalorizados, como por ejemplo un Ferrari 250 GTO o un Ford GT40, en este caso el ‘pedigree’ en competición no es tan necesario: el McLaren P1 sube tanto de precio por lo que representa. Lo más de lo más de McLaren, el sucesor espiritual del McLaren F1 y el culmen de la tecnología híbrida de la marca, derivada directamente de la Fórmula 1.

 

 

Y como muestra de esa apreciación brutal, hoy te traigo un McLaren P1 a la venta en el concesionario de McLaren en Philadelphia, donde nos han mostrado sobre la mesa la brutal diferencia de precio: normalmente, en coches de segunda mano de alta gama, es habitual ver el precio original para ver lo mucho que se han depreciado. En este caso, el precio original es irrisorio comparado con el actual. Aquí puedes ver el anuncio y ver cómo el precio original de 1.155.000 dólares ha pasado a ser de 2.499.000. En tres años. Más del doble. ¡Y subiendo! Ya que hay otros coches ofertados que rozan o alcanzan los tres millones.

No tengo ninguna duda que, salvo crisis económica global, el McLaren P1 no va a bajar de precio en ningún momento: es más, no creo que tarde mucho en alcanzar la barrera de los tres millones, una barrera que ya ha alcanzado uno de sus rivales, el Ferrari LaFerrari: aunque es cierto que este tenía un precio original más elevado. En cualquier caso, parece evidente que comprar un coche de estos nuevo es un auténtico pelotazo, un regalo para los mejores clientes como afirmaba Enrico Galliera, jefe de marketing de Ferrari, en una entrevista reciente. 

¿Crees que tiene sentido? ¿Pagarías tanto conociendo su precio original pero sabiendo que puede seguir subiendo? ¿Crees que es una inversión arriesgada?

Lecturas recomendadas