Pasar al contenido principal

Así suena el motor V12 Cosworth del Murray T.50 a 12.100 vueltas

¡Queremos verlo ya en la calle!
deportivos motores superdeportivo lujo altas prestaciones tecnologia

Pocos coches son tan emocionantes como el Gordon Murray T.50, el nuevo superdeportivo de Gordon Murray, padre del McLaren F1 y uno de los ingenieros más brillantes de la historia del automóvil. Hemos tenido que esperar más de 30 años para que volviera a trabajar en un coche de calle pero la espera parece haber valido la pena: ¡así suena el motor V12 Cosworth del Murray T.50!

Es un coche con unas cifras que emocionan y que, pese a lo que pueda parecer, no tanto por la cantidad sino por la calidad. El motor del Murray T.50 genera 650 CV, una cifra que no impresiona a nadie a día de hoy. Pero en un mundo que parece haberse vuelto loco para ofrecer cada vez más potencia, muchas veces de manera irracional, Gordon Murray ha llegado para dar un puñetazo sobre la mesa y relajar al personal.

 

 

Sí, 650 CV, pero más que suficiente para hacer pasar el mejor rato de su vida a los afortunados que se puedan poner a sus mandos. El motor V12 Cosworth del Murray T.50 proporcionará un empuje y unas sensaciones únicas en los tiempos que corren. Atmosférico y capaz de superar las 12.000 revoluciones, una joya ultra moderna con el sabor de la mejor época del automovilismo.

Pero ojo, sin perder de vista la eficiencia: contará con un sistema híbrido de 48 voltios para poder llevar la etiqueta ECO y añadir 50 CV en el modo de máximas prestaciones. Sin duda el motor será protagonista y por eso, Gordon Murray y Cosworth están trabajando codo con codo para su desarrollo. ¡Vaya dos nombres para trabajar de la mano!

En el vídeo podemos ver una mula o prototipo del motor final del coche. Un tres cilindros bautizado como Cosworth GMM IC3: ¡si un motor tan pequeño suena así no queremos imaginar como sonará el motor final! Bueno, más o menos nos lo podemos imaginar: en la parte final del vídeo se puede escuchar durante un momento el alarido del V12 en todo su esplendor.

Sin duda, el Murray T.50 será uno de los coches deportivos más especiales de la década. El sucesor espiritual (real) del McLaren F1. Hermano de padre, con tres asientos y con una brutal tecnología aerodinámica. Solo fabricarán 100 ejemplares a más de 2 millones de euros cada uno antes de impuestos. ¡Quiere ser uno de los coches más divertidos y eficaces de la historia!


 

Y además