Pasar al contenido principal

Nueva tarea para el Tesla Model S: ¡apoyo a un caza espía americano!

Parece cumplir todos los requisitos para ser un ‘chase car’ del espectacular Lockheed U-2.

Tesla Model S con el Lockheed U-2 avion espía

Si todavía no conoces al popularmente conocido como ‘Dragon Lady’, hoy lo vas a hacer: se trata del Lockheed U-2, uno de los aviones espía más impresionantes del Siglo XX y especializado en espiar con total sigilo a los posibles objetivos militares o de información del ejército americano. Es un avión -¿todavía no conoces el avión de Pagani?- que es capaz de volar a 21 kilómetros de altura sin aparecer en los radares y es tan bueno  que sigue en plena vigencia pese a estar diseñado en los años 50: hoy tiene un nuevo amigo, ¡un Tesla Model S!

 

 

Y es que el Lockheed U-2 es un avión delicado. Su diseño especial hace que sea muy difícil de maniobrar: solamente cuenta con una rueda en el centro del avión y, por lo que te podrás imaginar, el aterrizaje con este ‘cacharro’ no es una maniobra que se pueda considerar como sencilla. Solamente los mejores pilotos de la USAF están capacitados para ponerse a los mandos de esta reliquia que sigue cumpliendo una función fundamental en el ejército americano, aunque incluso siendo de lo mejorcito, necesitan ayuda externa.

Te interesa: la réplica del mítico avión Bugatti 100P acaba en tragedia

Desde su nacimiento, el aterrizaje de este avión siempre ha estado apoyado por un equipo de unas 30 personas, entre las que se incluyen un coche de apoyo que desde el suelo informa al piloto sobre distintas variables, como por ejemplo la altitud respecto al suelo o la inclinación de las alas. Todo se supervisa desde un coche en la parte trasera y se envía la información al piloto, que tiene un punto de vista muy reducido desde la cabina.

 

 

Históricamente, el ejército americano siempre ha contado con coches de altas prestaciones para poder seguir el ritmo de este caza espía. Son coches que deben alcanzar los más de 200 km/h con los que aterriza este avión, con una buena aceleración ya que también asisten al piloto en el despegue. Desde un Pontiac GTO hasta un Camaro Z/28, los vídeos de este avión intentando aterrizar son un espectáculo: en el vídeo superior puedes ver al Tesla Model S en acción, mientras que bajo estas líneas te dejo vídeos históricos de este espectacular avión.

 

 

Imagino que el ejército americano, viendo las prestaciones brutales del Tesla Model S y teniendo en cuenta su origen americano, lo han visto claro: será el mejor aliado del Lockheed U-2. La verdad es que es una de las misiones que no se me habían ocurrido para el sedán de Tesla, pero la verdad es que es una de las más molonas que se me vienen a la cabeza. ¡Mola!

Lecturas recomendadas