Pasar al contenido principal

Vídeo: ¿alguna vez has visto un Ford GT rodando a 470 km/h? Ven...

Te gustaría verlo. Si tus ojos fueran capaces, claro.

Imagen de perfil de Alex Aguilar
Este Ford GT alcanza los 470 km/h...

Sin con relativa frecuencia te enzarzas con tus colegas petrolhead para tratar de discernir cuál es el coche más rápido del mundo, probablemente te guste el vídeo que te traigo hoy: se trata de un Ford GT rodando a 470 km/h que está homologado para circular por la calle. Con su aire acondicionado. Sus placas de matrícula. Y su paracaídas. Lo esencial, vaya. 

 

 

¿Cómo te has quedado? El intento de récord que acabas de ver sobre estas líneas ha sido perpetrado por el equipo de Johnny Bohmer Racing que, gracias a una buena mano de cariño, han conseguido que este Ford GT alcance nada menos que 469,828 km/h. Y sí, he dicho intento: el objetivo de todo esto era sobrepasar los 482, que al cambio son unas 300 millas por hora. La velocidad que prometen que podrá alcanzar el nuevo Hennessey Venom F5 y que volverá a dejar en ridículo al Chiron. Como el Agera RS en el 0-400-0. Vaya mesecito llevan en Bugatti, sí. 

Aquí tienes a los 10 coches más rápidos de 2016

Según cuentan los protagonistas de la hazaña, el coche está preparado para alcanzar los 498 que, teniendo en cuenta que está homologado para circular por la vía pública, no están nada mal. En un principio se plantearon llamar a los responsables del Libro Guinness de los Récords para que tomaran nota de la gesta... pero los requisitos para poder aspirar a lucir el título del coche de calle más veloz eran demasiado quisquillosos: tenían que rodar con él 15 minutos como si fuera un automóvil normal y contar con un sistema de aire acondicionado que pudiera bajar la temperatura del habitáculo hasta los 15 grados. ¿Te impresiona menos ahora este Ford GT rodando a 470 km/h? Pues tienes un problema. 

 

VÍDEO: así batió el récord del 0-400-0 el Bugatti Chiron... hasta que se lo quitaron

 

Y hablando de problemas... ¿has visto el final del vídeo? Como te habrás podido imaginar, la rotura del paracaídas instalado para asegurar la detención del vehículo en condiciones de seguridad no estaba precisamente planeada y, según las palabras de su jefe de equipo, sólo la generosa longitud de la pista de pruebas permitió que la jugada no terminara con una bofetada antológica. Eso sí: los frenos terminaron literalmente achicharrados. 

Sé que te gusta la velocidad. Y los Ford GT rodando a 470 km/h. ¿Cuánto crees que podría alcanzar con mi 924 -uno de los Porsche que puedes comprar por menos de 20.000 euros-? ¿De qué te ríes?

Lecturas recomendadas