Pasar al contenido principal

Abarth Day 2018: mucho más que una tanda en circuito

Reserva un hueco en tu calendario 2019 para el ‘día A’. ¿Era ‘D’? Bah...

Imagen de perfil de Alex Aguilar
Abarth Day 2018

¿Te flipan tanto las tandas en circuito como los juguetitos de origen italiano? Traigo conmigo justo lo que necesitas: se llama Abarth Day y es un evento que incluye todo tipo de actividades orientadas a deleitar al público más petrolhead alrededor de un plato fuerte de los guapos... ¡un trazado espectacular donde poner a prueba las máquinas! 

Abarth 124 Spider GT: con más fibra de carbono... ¡para Ginebra!

Desde hace ya algunos años Abarth se ha empeñado en potenciar la imagen de su marca de coches a través de una serie de citas que recorren el Viejo Continente para reunir bajo el mismo paraguas a toda clase de aficionados al sello del escorpión con la excusa de dar unas cuantas vueltas a uno de los circuitos más espectaculares de Europa. En 2018 los destinos elegidos han sido las pistas de Vallelunga -Italia-, Vasco Sameiro -Portugal-, Salzburgring -Austria-, Driving Center Baden -Alemania-, Ouest Parisien -Francia-... y la malagueña Ascari. ¿Quieres saber cómo se desarrolla un evento de esta magnitud? Siéntate, porque lo viví en primera persona. Te fastidias. 

 

 

¿Cómo funciona un Abarth Day? 

Lo primero que hay que hacer para poder disfrutar de un Abarth Day es formalizar la inscripción -sea como participante o como acompañante- y comprar un buen juego de guantes de metal que impidan que llegues al gran día sin uñas. No, tener un coche nuevo o clásico de la marca no es crucial ya que, con el objetivo de que cualquier asistente pueda dejarse atrapar por el universo que rodea al fabricante nacido en 1949, la organización dispone de varias unidades de los modelos estrella de su catálogo... que incluyen el siempre espectacular Abarth 124 Spider y los juguetones 595 y 695. 

Como ya te habrás imaginado, el eje sobre el que pivota todo el evento es el asalto a la pista de una legión de artefactos con el objetivo de comprobar sus aptitudes dentro de la misma a las órdenes de un grupo de experimentados monitores, presentes para ayudar a quien lo necesite a aprender los trucos del trazado -y el de Ascari tiene unos cuantos, te lo aseguro-. Yo hice lo propio con una de las variantes más interesantes del Fiat 500. Y todavía me dura la sonrisa. 

Una vez fuera del coche es cuando llega el momento de saborear y entender por qué el Abarth Day es mucho más que una simple quedada de quemados para dar rienda suelta a su pasión sobre la pista: además del ambiente existente en el paddock con auténticos cohetes con ruedas procedentes de cualquier punto de la península, los invitados pudimos disfrutar de una zona de esparcimiento amenizada con buena música, buena comida servida a través de la barra de un food truck y unos cuantos simuladores con los que poder empezar a tomarle la medida al circuito. ¿Te va la nostalgia? No sufras: en los boxes aguardaba una sorpresita de las que molan... con la presencia de unas cuantas joyas clásicas como el primer 124 Abarth preparado para la competición, un 131 o un 1300, primer modelo para la calle creado por el bueno de Carlo. 

 

 

Ah, sí: para los más valientes también estuvo disponible el piloto madrileño Alberto Monarri que, a los mandos de un 124 de la categoría GT, ocupa en este momento la primera posición de su división dentro del Campeonato de España de Rallyes de Asfalto. ¿Su misión en Ascari? Demostrar la capacidad del pequeño roadster hermanado con el Mazda MX-5 para devorar curvas... y la de tus órganos de mantener su posición original antes de subir al asiento del copiloto. No se puede pedir más. Ahora sólo queda esperar al del año que viene... ¡ay!

 

¿Quieres saberlo todo sobre la gama Abarth? Sigue este enlace

Lecturas recomendadas