Pasar al contenido principal

Citroën C4 Cactus o Seat Arona: ¿cuál comprar?

Dos SUV compactos y baratos. ¿Cuál es más recomendable?

compacto suv suv-b utilitario cual comprar frontal faros

Citroën tiene que ponerse las pilas: hace unos años era una de las marcas más vendidas en España, pero con el paso del tiempo ha ido perdiendo cuota de mercado. Coches como el nuevo Citroën C4 Cactus, que pierde parte de su esencia SUV para asemejarse más a un compacto tradicional con aspiraciones crossover, son la clave para que la marca francesa pueda recuperar terreno perdido con marcas como Seat. Sin duda, el Seat Arona representa todo lo que debe ser un SUV compacto: buena imagen, tamaño ajustado, buena habitabilidad, buena eficiencia y notable capacidad dinámica sobre asfalto. ¿Citroën C4 Cactus o Seat Arona? ¿Cuál es más recomendable? ¿Son realmente comparables?

 

Citroën C4 Cactus o Seat Arona: diseño

Las diferencias entre el Citroën C4 Cactus y el Seat Arona son notables, pese a una serie de elementos muy parecidos, tanto por concepto como por precio o dimensiones. Empecemos por esto último: el Citroën es 3,2 centímetros más largo, pero en todo lo demás, el Seat es mayor: es 5 cm más ancho y, especialmente clave para entender a ambos productos: ¡7,2 centímetros más alto! El Citroën C4 Cactus ofrece un aspecto más bajo y más familiar, más tipo compacto. Dejando el camino despejado en el segmento SUV compacto al Citroën C3 Aircross.

 

 

Esas diferencia de concepto también se traducen en un diseño con numerosos cambios. El Seat es más alemán, apostando por un diseño convencional, serio y con mucho empaque, con el toque latino de los diseñadores españoles y con mucha tecnología, capaz de contar con faros Full LED tanto delante como detrás. El Citroën luce un aspecto más futurista, en la línea de los nuevos Citroën, especialmente en la parte frontal. En la zaga luce un aspecto más convencional, buscando mejorar los elementos prácticos que las florituras estéticas.

 

Citroën C4 Cactus o Seat Arona: interior

Sin florituras, pero con mucho arte: el interior del Citroën C4 Cactus luce un aspecto funcional, con una gran pantalla central que aglutina todos los mandos del coches, y detalles modernos como unas peculiares tomas de aire o unos asientos de gran tamaño con divertidas combinaciones de color. Es un interior moderno que luce una calidad más que interesante y con ciertos detalles que gustarán a los que aprecian los pequeños detalles. El interior del Seat Arona luce un diseño algo más convencional, aunque con detalles más tecnológicos: la pantalla es de mayor tamaño y luce un aspecto sensacional. Además, cuenta con el climatizador separado, con mandos propios, algo que nos gusta a los que vemos vida más allá de las pantallas.

 

 

En cuanto a dimensiones, no hay grandes diferencias: en términos de batalla interior, el Citroën gana por poco la batalla. Sin duda, el modelo francés tiene una concepción más práctica, con algo más de espacio en las plazas traseras y una buena sensación general de desahogo. No obstante, el Seat Arona también luce una buena habitabilidad teniendo en cuenta su menor longitud y destaca por un gran maletero de 400 litros ampliables hasta los 1.280 litros, mejorando las cifras del maletero del Citroën en todas las medidas.

 

Citroën C4 Cactus o Seat Arona: comportamiento

Aquí también hay notables diferencias: el Citroën está creado para ser un coche confortable, eficiente y perfecto para viajes de corto o medio recorrido. La marca francesa ha buscado crear un superventas, que sea bueno en todos los terrenos, pero especialmente en el terreno de la comodidad y el bienestar a bordo. El Seat Arona tiene un extra de altura que lo hace vencer, de manera clara, fuera del asfalto. Dentro del mismo, tiene un comportamiento bastante noble, aunque si tu plan es viajar y viajar, quizás el Citroën aquí pueda ser mejor: al contar con un menor centro de gravedad, es mejor en zona de curvas. Aunque dicho esto: si quieres viajar mucho sobre asfalto, mejor cómprate un Seat León.

 

Citroën C4 Cactus 2018

 

Citroën C4 Cactus o Seat Arona: equipamiento

El Seat luce todo el arsenal de equipamiento heredado del Grupo Volkswagen. Faros de LED, un navegador de gran calidad, climatizador automático de doble zona, innumerables sistemas de asistencia a la conducción y de seguridad activa y pasiva, así como una gran conectividad. El Citroën también es un coche reciente, por lo que está a la última en todos los elementos de seguridad que se esperan en un producto nuevo. Creo que el Seat está algo por delante en según qué detalles, gracias a una tecnología de Volkswagen ligeramente superior que la ofrecida por la marca francesa.

 

Citroën C4 Cactus o Seat Arona: motores

Ambos modelos van al grano en cuanto a motores: se concentran en una gama que va de los 95 a los 150 CV. Por supuesto, su principal objetivo es mejorar los consumos y las emisiones al máximo y todos los motores cuentan con sistema Start&Stop y unas cifras de consumos que harán sonreír a sus futuros propietarios. La gama de motores del Citroën C4 Cactus comienza ligeramente más potente: arranca en los 99 CV de la versión diésel. En Citroën saben que la gasolina es el futuro y por eso ofrecen dos versiones de gasolina, de 110 y 131 CV: ¡con un consumo de 4,5 y 5,3 litros a los cien, sin duda serán opciones muy interesantes.

 

seat arona interior dsg

 

La gama de motores del Seat Arona es también de sobras conocida. Tres motores y cinco niveles de potencia. En la gama gasolina, la más de moda, encontramos un pequeño tricilíndrico de un litros de cilindrada con dos niveles de potencia: 95 y 115 CV. Sin duda será el súper ventas del pequeño SUV español. Para los que quieran buenas prestaciones, Seat también ofrece el Seat Arona 1.5 TSI con 150 CV, que combina unas buenas prestaciones (0-100 km en 8,3 segundos) y un gran consumo (5,1 l/100 km). Por su parte, la gama diésel está cubierta con el motor 1.6 TDI con dos niveles de potencia: de nuevo 95 o 115 CV y un consumo que parte en los cuatro litros a los cien. 

 

Citroën C4 Cactus o Seat Arona: precio

Si nos ceñimos únicamente al configurador, el Citroën resulta ser más caro que el Seat, aunque en la práctica, con los diferentes descuentos de la marca, puedes conseguir un C4 Cactus por 13.190 euros, con el primer mantenimiento incluido y 500 euros en equipamiento. ¡Una gran oferta! El Seat parte en los 14.730 euros en la versión más básica, pero estoy seguro que el concesionario podrá ajustar todavía más el precio. Sin duda, son dos de los coches nuevos más apetecibles tanto por precio como por lo que ofrecen. Parece claro que ambos coches, con un equipamiento decente y un motor intermedio, puede rondar los 18.000 euros. ¡O incluso algo menos si sabes jugar bien tus cartas!


 

Lecturas recomendadas