Opinión: ¿Por qué hacen coches cada vez más rápidos si no dejan correr?

Una pregunta muy recurrente en cualquier barra de bar.

El Bugatti Chiron es el coche más rápido en el 0-400-0

No sé vosotros, pero esta es probablemente la pregunta que más me hacen de entre las que hemos tratado por aquí, en estos temas de opinión. ¿Por qué hacen coches cada vez más rápidos si no se puede correr? Las respuestas pueden variar: unos te dirán que sí que se puede correr en circuito, otros te dirán que sí que se puede correr (utilizando algún dispositivo o bien tentando a la suerte frente a las fuerzas del orden). Yo creo algo diferente: no necesito ir siempre corriendo con un coche rápido.

Me explico: la gente se piensa que por tener o por llevar un coche nuevo de 400 CV siempre tienes que ir a fondo, adelantando como un loco y poniendo en riesgo tu vida. ¿Pero qué tontería es esa? No es verdad: un coche potente y eficaz también se puede disfrutar yendo a ritmo legal, disfrutando de sus reacciones fulgurantes, disfrutando de su buena capacidad dinámica a la hora de tomar curvas y disfrutando, en general, de la experiencia de conducir un coche potente o un superdeportivo: la prueba de un Audi TTS, un puerto de montaña y mucha felicidad. Sin pasar de 100 km/h.

 

Vídeo: ¿Porsche moderno o Porsche clásico?

 

Y es que todo es especial, desde la postura de conducción hasta la sensación que te provoca en su interior, el sonido del motor, esa sensación de tener un misil bajo el pedal derecho y, por supuesto, la imagen que desprendes con el coche. Esta es una batalla que tengo pendiente con amigos y familiares, y que solamente puedo demostrar y convencer cuando finalmente les doy una vuelta. Un coche potente es más que un coche para ir rápido.

Otra cosa sería que vivieses en Alemania y estuvieses todo el día en la Autobahn con un Alpina B7 a 300 km/h, ahí sí que la velocidad es una variable real e importante. Pero en un país como en España, tener un coche potente, un superdeportivo o un coche capaz de romperte el cuello cada vez que rozas el acelerador es más que velocidad pura y dura, son sen-sa-cio-nes. Además, yo también creo que un coche potente, con cabeza, puede ser mucho más seguro que un coche justo de potencia: adelantas en un abrir y cerrar de ojos y los riesgos se minimizan. Tener un coche rápido de reacciones te puede salvar la vida.

 

 

¿Por qué hacen coches cada vez más rápidos si no dejan correr? Pues porque la gente sigue queriendo coches que les haga felices. Quizás, si jamás has conducido un coche potente, todo esto de lo que te hablo te pueda sonar a chino, pero créeme que un coche potente, superpotente, ridículamente rápido, que te emocione cada vez que hundes el pedal derecho, tiene más sentido que nunca, tiene el mismo sentido que siempre y el ser humano tiene una particularidad genética: ¡siempre quiere más!

Lecturas recomendadas