Pasar al contenido principal

Opinión: ¿son la aerodinámica y el peso los grandes olvidados de la eficiencia?

Parece que los bajos consumos y emisiones solamente se pueden conseguir eliminando cilindros. ¿Nos están vendiendo la moto?

Volkswagen XL1

Estamos en un mundo dominado por el downsizing, esa tendencia por la cual se intenta mejorar el rendimiento y la eficiencia de los motores a base de reducir su tamaño, eliminar cilindros, reducir cilindradas y equilibrar la entrega de potencia y par gracias a la sobrealimentación. Parece la receta del éxito, la solución perfecta que las marcas nos intentan vender una y otra vez para reducir el consumo y las emisiones. Sí, un tres cilindros debe consumir menos que un cuatro cilindros y por ende, estos menos que un seis cilindros. Pero, ¿es todo tan fácil?

Estoy escribiendo este tema en base a mi reciente experiencia personal con varios coches que me han dejado muy clarito que la aerodinámica y/o el peso pueden jugar un papel tan o más importante que la eficiencia mecánica a la hora de conseguir buenos consumos. ¡Y nadie habla de ello! ¡Ni siquiera las marcas! No estoy descubriendo ningún secreto: una mejor eficiencia aerodinámica, así como otros factores como el peso, son clave para conseguir mejores consumos. Es clave, vital, ¡incluso más que la propia mecánica!

 

Vídeo: 5 coches que cambiaron el mundo para siempre

 

Por ejemplo: ¿qué crees que consume más, un motor de tres cilindros y 136 CV o bien un motor de cuatro cilindros y 231 CV? Estoy convencido que la inmensa mayoría respondería lo lógico, lo que las marcas nos han enseñado que debemos pensar, el sentido común. Pero a veces te puedes llevar sorpresas. En este caso, ambos motores son de la misma marca, del mismo fabricante, pero el resultado es diferente al lógico: el cuatro cilindros y 231 CV consume un 20% menos. En el mismo recorrido. Con la misma climatología. Con el mismo manazas al volante. Yo.

¿Cómo puede ser esto posible? Pues por la aerodinámica y, especialmente en este caso, por el peso. Estoy hablando de dos Mini, el Mini Countryman S E, el primer híbrido enchufable de la marca, y el Mini John Cooper Works de tres puertas, la opción más divertida del fabricante británico. En una barra de bar, cuando se habla de consumos, siempre se tiende a pensar en la mecánica: si te compras un seis cilindros estás loco porque no podrás mantenerlo, en cambio si te compras un tres cilindros serás el más ahorrador del barrio. NO ES VERDAD.

 

 

Y es que mi aventura con el Mini Countryman S E, sin un gramo de electricidad apoyando, fue revelador. 136 CV y tres cilindros moviendo más de 1.700 kg de peso en autopista, a ritmo legal, hacen que la posible eficiencia de esta mecánica se vaya al garete. 9 litros a los cien en un tramo de autopista con un desnivel acumulado de unos 300 metros. Un consumo sorprendentemente alto para tratarse de un motor tan pequeño. ¡Apenas unas décimas de litros menos de lo que consume mi Volkswagen Golf R32 y su gigantesco motor atmosférico de seis cilindros y 3.2 litros de cilindrada! Sí, ese motor con el que me iba a arruinar a la primera de cambio. Pero eh, un tres cilindros es un mechero. ¡Claro!

A lo que voy es que la gente asocia en la mayoría de los casos el consumo con la mecánica y hay muchas más variables que pueden influir en esta ecuación. No es tan fácil y, por ende, el downsizing no es la solución a todos nuestros problemas de consumo y/o emisiones. Otro ejemplo brutal fue el caso del Mercedes Clase G, una prueba que podrás leer en el próximo número de Top Gear: con un V6 de 245 CV diésel, moderno, no debería consumir mucho, pero con sus 2.700 kg de peso y, especialmente, con una aerodinámica de camión, el consumo se disparó hasta más allá de los 14 litros de media. Por poner un ejemplo: en un recorrido similar, un Bentley Bentayga, con un peso similar, dos cilindros más y casi 200 CV extra, pero con una aerodinámica mucho más amable, consiguió un consumo de 9,3 litros. ¿Ves por dónde voy?

 

 

Soy consciente que no estoy descubriendo nada, pero sí que con este artículo me gustaría concienciar a la gente para que no se crea todo lo que le dicen. Claro que los motores pequeños pueden llegar a ser muy eficientes, pero no son la solución a todo. ¿Por qué las marcas insisten tanto con el downsizing? Porque para ellas es mucho más barato producir motores pequeños que motores grandes, ellos no van a salvar vuestro bolsillo, lo único que quieren salvar es su rentabilidad. No sé cuanto tiempo más durará el downsizing, ni cómo se afrontará el futuro de la eficiencia, probablemente a base de electricidad, pero lo que tengo bastante claro es que con el tema del downsizing, en más de una ocasión, nos están vendiendo la moto. 

 

 

Lecturas recomendadas