Pasar al contenido principal

Cinco ventajas de los faros 'full LED'... y una pega

Hoy, en 'aprende con Top Gear'...

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
Peugeot 5008 faros

Algunos dicen que simplemente son moda, pero la verdad es que suponen un gran adelanto para el futuro de la iluminación. Sin embargo, es probable que al oír faros full LED todavía sufras pequeños cortocircuitos… "¿En qué se diferencian de los LED? ¿Merece la pena pagar por ellos? ¿Qué fue antes, el huevo o la gallina?…"

Para entender la diferencia entre faros full LED y faros LED, primero debemos saber qué son los LED; LED son las siglas de ‘Light Emiting Diode’, es decir, son faros que están formados por una serie de diodos de luz de gran intensidad en cada faro que proporcionan algunas ventajas frente a los de xenón y, por supuesto, frente a los halógenos (¡sacrilegio!… ¿te imaginas un coche nuevo con este tipo de luces?). 

No te pierdas: ¿Sabes por qué las luces de freno de los coches son rojas?

Entonces, ¿cuál es la diferencia entre faros full LED y LED? Pues como sabemos que eres un chico listo, seguro que algo intuyes, pero principalmente, la diferencia resiste en su composición. En ocasiones, los faros LED suelen estar combinados con luces de xenón o incluso con halógenos (repito, sacrilegio)… 

Por tanto, cuando hablamos de faros full LED, nos referimos más bien a faros LED completos… Éstos te permitirán disfrutar de ciertas funciones que, de otra forma no están disponibles. Lo que nos lleva a la primera de las ventajas de los faros full-LED.

1. Contarás con funciones adaptativas que regulan la luz para no deslumbrar al vehículo que circula en dirección contraria. A pesar de todo, a veces echamos de menos los faros escamoteables, pero no hay que mirar al pasado...  Piensa en la comodidad y la seguridad.

 

Ford demuestra cómo los faros no deslumbran...

 

2. Los faros full LED permiten una mayor libertad en el diseño, pues los puntos de luz se pueden distribuir de diversas maneras y los vehículos resultan más atractivos con ellos (¡oh, sí!).

3. Producen una gran intensidad de luz y el haz que proporcionan puede ser activo y variable  (aunque no siempre), por ejemplo, dependiendo de las curvas o de la velocidad, lo que mejora (de nuevo) la seguridad al volante.

4. Prometen una gran vida útil (de miles de horas). Así, otra de las ventajas de los faros full LED es que no se funden y no tendrás que cambiarlos.

 

5. Son más eficientes. Y en una era en la que los coches eléctricos e híbridos demandan energía para funcionar, cualquier ahorro en ese apartado es importante...  

Pero no todo es de color rosa, como estarás imaginando. La mayor desventaja de los faros full LED es la temperatura que genera su funcionamiento, muy alta, lo que obliga a crear sistemas de refrigeración específicos. Y son caros, por cierto.

Lecturas recomendadas