Pasar al contenido principal

Gran Bretaña estudia prohibir los híbridos de combustible en 2040

Van a por todos... los motores térmicos

Imagen de perfil de Miguel Lorente
Porsche Cross Turismo

Según diferentes medios británicos, el gobierno de Gran Bretaña estudia prohibir los coches híbridos en 2040. Tras el anuncio el pasado verano sobre la prohibición de vender coches de gasolina o diésel a nivel nacional y de que Escocia adelantara tal veto para 2032, surgen rumores sobre un nuevo episodio en la cruzada contra las emisiones de CO2 procedentes de los motores térmicos.

La medida vendría a combatir de forma drástica la contaminación atmosférica y, parece ser que, no solo los coches  tradicionales son el objetivo de esta política ambiental, ahora los coche híbridos con motores de combustión apoyados con sistemas eléctricos tampoco serían la alternativa óptima para las cabezas pensantes británicas.

Roma prohibirá los coches diésel en 2024

Si bien es cierto que parece que incluso dentro del ejecutivo hay posturas enfrentadas, ya han aparecido declaraciones a favor y en contra. Además, parece ser que se baraja implantar también una directriz añadida en cuanto a la venta de los futuros coches nuevos.

La regla de las 50 millas

Con el fin de garantizar que los próximos coches que circulen por las carreteras del país puedan hacerlo sin emitir ningún gas contaminante, todos los vehículos nuevos que se vendan desde 2040 han de poder recorrer un mínimo de 50 millas en modo eléctrico 100%.

Es decir, aquellos coches que no superen los 80 km de autonomía eléctrica, no podrán venderse en Gran Bretaña, es decir, el 98% de los que actualmente se matriculan allí estarían prohibidos con la posible entrada en vigor de esta ley.

Es cierto que hablamos de una medida que podría tardar en llegar la friolera de 22 años (de aquí a entonces... ya veremos si tan siquiera estamos sobre la faz del planeta) pero la medida quiere potenciar la venta de híbridos enchufables o coches eléctricos.

¿Dónde se venden más coches eléctricos?

Ante la posible entrada en vigor de esta medida desde la industria del sector del automóvil se ha manifestado la objeción a este tipo de decisiones unilaterales.

Por ejemplo, Mike Hawes, de la Sociedad de Fabricantes y Comerciantes de Automóviles, ha delcarado que "Los objetivos poco realistas y los mensajes engañosos sobre prohibiciones solo socavarán nuestros esfuerzos para hacer realidad el futuro de la industria. Confundir a los consumidores y causar estragos en el mercado de automóviles nuevos, pone en riesgo miles de empleos, es incompatible. No podemos aceptar medidas tan ambiciosas que excluyen a la industria, al consumidor o al mercado y que no tienen base".

Mientras, en España, la industria también parece tenerlo claro "Vamos camino al coche eléctrico, nos guste o no". Entrevista con, Eduardo Costabal, CEO de McLaren en España.

Y además