Pasar al contenido principal

Lamborghini Athon, un prototipo para el Salón de Turín de 1980

Único, de verdad.

Imagen de perfil de Miguel Lorente
prototipos abandonados Lamborghini Athon delantera

A finales de los psicodélicos años 70, el vanguardismo y el futurismo se juntaban en puntos tan variados como en la industria de la automoción y uniones como la del equipo de diseño de Bertone, materializando encargos de prototipos de coches nuevos que podrían acabar en las calles, y constructores que generaban vehículos tan únicos como el Lamborghini Athon.

El concept Lamborghin Aton de Bertone fue la manera de describir cómo serían el deportivo del futuro según ambas firmas. Las filosofías de los estudios de diseño y desarrollo de ambos confluyeron en este concept car que se presentó en el estiloso Salón de Turín de 1980.

Basado en el Silhouette, el Lamborghini Athon toma nombre del dios solar egipcio, el que ilumina y da la vida a los seres vivos de La Tierra, es decir, toda una declaración de intenciones hacia adonde derivaría la década para la firma de Sant´Agata Bolognese.

Con un chasis y un motor tomado del Lamborghini Urraco P300, el bloque de 2.996 centímetros cúbicos, que se situaba en disposición central y contaba con ocho cilindros en V, era capaz de producir 260 CV, dirigidos a las ruedas del eje trasero.

Otras subastas del Concorso d´Eleganza Villa d´Este

Del Lamborghini Athon solo se construyó una única unidad, que fue revendida en modo de subasta de coches en el años 2011 en el famoso Concorso d’Eleganza Villa d’Este por RM Auctions por un montante de casi 350.000 euros, un precio relativamente bajo para ser la única pieza disponible en el mundo de este prototipo.

La imagen del Lamborghini Athon

 

Seguro que, tanto si conocías este prototipo como si no, te has planteado "a mí este coche me resulta familiar..." Nosotros también, tanto que es imposible disociar su imagen a la del Citroën BX.

No, no nos hemos vuelto locos, para nada, el Citroën BX es también obra del estudio de Bertone, concretamente, es `hijo´ de Marc Deschamps, quien también creó el prototipo para los galos conocido como Citroën Zabrus (1986) y, anteriormente, en 1981 el Mazda MX-81 Aria. Todos ellos con aires muy familiares entre sí pero adaptados al fabricante que ordenó su elaboración.

El Citroën BX cumple 35 años y así lo celebramos.

Entre ellos, otros prototipos que guardan o comparten líneas de diseños con los anteriores, como el Alfa Romeo Delfino (1983) o el Chevrolet Ramarro (1984), dando a entender que, al menos, durante el primer lustro de los años 80 del pasado siglo, las marcas confiaban en una forma de entender el futuro de los automóviles que ahora vemos que no acabó siendo tan rompedora como todos estos concept.

Y si quieres saber qué se siente al volante de un prototipo, no te pierdas la prueba del Disco Volante de Alfa Romeo.

Tienes toda la información de los Lamborghini actuales en nuestra sección de fichas.

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear