Pasar al contenido principal

Llega el golpe en la mesa de Mazda: un CX-60 diésel de 3.3 litros y seis cilindros

El Mazda CX-60 tendrá versión diésel del 3,3 litros y seis cilindros

Mazda ha presentado el CX-60 eSkyactiv D, lo que supone todo un golpetazo en la mesa: no solo lanza un motor diésel, culpable de todos los males del Sistema Solar como todos sabemos, sino que además es un 3.3 de seis cilindros. Parece un movimiento de locos, pero lo cierto es que tiene mucha miga detrás.

Para empezar, hablamos de un bloque de 3.283 cc que pesa lo mismo que el actual 2.2 Skyactiv-D (2.191 cc, cuatro en línea), lo que ya de por sí supone una ventaja importante. Además, al ser un seis cilindros, su funcionamiento es más suave y refinado, por no hablar del sonido y los valores NVH que siempre determinan la calidad y agrado de conducción.

También existirá una versión de siete plazas: el Mazda CX-80

Durante la presentación del Mazda CX-60 2022, Joachim Kunz, director de Desarrollo de Producto, me decía que sí, que en Mazda saben que sacar un seis en línea tan grande suena un poco loco, pero que en realidad esa cilindrada está pensada para optimizar la entrega de par y el consumo.

El nuevo Mazda CX-60 e-Skyactiv-D llega con dos niveles de potencia: 200 y 254 CV. El primero está asociado a las versiones de propulsión, mientras que el otro irá únicamente con las de tracción integral.

El nuevo bloque cuenta con un sistema de 48 voltios que lo convierte en portador de la etiqueta Eco, con las ventajas que ello supone. También cuenta con una tecnología denominada Encendido por Compresión Controlado por la Distribución por Premezcla Parcial. Gracias a quien inventó las abreviaturas, podemos llamarlo DCPI, lo que nos ahorrará varias horas al hablar de ello.

Mazda CX-60 diésel eSkyactiv D

Además, con 3.283 cc se permite el lujo de homologar un consumo 4,9 l/100 km en el caso de la versión de 200 CV y de 5,3 l/100 para el de 254, lo que como poco te hará levantar una ceja. 

Cómo se traducirá eso en carretera está aún por ver, puesto que solo hemos podido probar el Mazda CX-60 PHEV, pero sobre el papel no pinta mal: Kunz aseguraba que lleva SCR y utiliza AdBlue, por lo que con unas emisiones de 127 o 137 gramos (según sea el de 200 o el de 254 CV), cumplirá con la norma Euro 7, lo que es una garantía.

El Mazda CX-60 eSkyactiv D saldrá a la venta en enero de 2023 y será el segundo en llegar a la gama, según el calendario previsto por la marca. Primero fue la versión híbrida enchufable con un 2.5 de gasolina, una batería de 17,8 kWh y una potencia combinada de 327 CV y 60 km de autonomía eléctrica.

Más delante llegará el último CX-60, que también puede ser el que mejor entre por los ojos de los aficionados: la variante de gasolina que utiliza un 3.0 de seis cilindros en línea que utiliza tecnología Skyactiv X, tendrá un sistema de 48 voltios y, según la marca, tiene el equilibrio perfecto para un motor: 500 cc por cilindro, seis cilindros en línea.

 

Y además

Buscador de coches