Pasar al contenido principal

Si te ha gustado el CX-60, Mazda prepara el CX-80 con siete plazas

Mazda CX-60

El nuevo Mazda CX-80 está a punto de llegar. Se trata de un derivado del Mazda CX-60 que se presentó hace apenas unas semanas y básicamente será el mismo coche, lo cual en este caso creo que es mejor que bueno.

Para empezar, porque en Mazda han decidido apostar un un camino propio que pasa por ofrecer modelos muy atractivos, y no solo en cuanto a imagen, sino en cuanto a mecánica y también el algo igualmente importante: la conexión con el conductor.

Esto último es uno de los aspectos más importantes. Ya puedes tener un cochazo superpotente, que si no vas cómodo, no tienes buen feeling. En Hiroshima dicen que se basan en el concepto Jinba Ittai, que a estas alturas puede que te resulte familiar.

Se trata de un concepto japonés que se inició con el MX-5 y que se mantendrá en el nuevo CX-80. Se refiere a la unión del jinete con el caballo. En lenguaje llano, lo que han conseguido que es que "mola" conducir un Mazda, como pude comprobar por ejemplo cuando hice la prueba del Mazda3 Skyactiv-X.

Motores grandes y eficientes, un PHEV y propulsión o AWD

Pero volviendo al que será el SUV más grande de Mazda en Europa cuando aparezca, el CX-80 sacará partido de la nueva plataforma para vehículos grandes de la marca y que ya tiene el CX-60.

Eso le permitirá disfrutar de un set-up pensado para agilizar la dinámica y no solo por el tarado de las suspensiones o la dirección, sino porque contará con detalles como un sistema que frena sutilmente la rueda trasera interior para hacer que la carrocería baje y así eliminar el balanceo.

Además, el eje trasero será multibrazo, lo que permite a los ejes una mayor (y mejor) articulación, por lo que las rueda apoyan mejor y por la tanto la calidad de rodadura es mejor.

En cuanto a la plataforma, el Mazda CX-80 utilizará la misma base, aunque la batalla se ampliará (aún no hay datos precisos), así como la longitud, para dar mejor cabida a una tercera fila de asientos. Por eso también es de suponer que su longitud final será mayor que los 4.745 mm que tiene el CX-60.

Y en el apartado de motores, estarán disponibles los tres propulsores que se estrenan en su hermano de cinco plazas: un PHEV con un 2.5 de gasolina y un eléctrico para 327 CV, un 3.0 de gasolina con seis cilindros y tecnología Skyactiv-X, y por último un 3.3 turbodiésel también de seis cilindros, Skyactiv-D y con un peso similar al de un cuatro cilindros.

Etiquetas:

SUV híbridos SUV

Y además

Buscador de coches