Pasar al contenido principal

El Mercedes Clase G sigue en plena forma: ¡esta es la únidad 300.000!

Como el buen vino, mejora con el paso del tiempo.

La unidad 300.000 del Mercedes Clase G ha abandonado la línea de montaje de la fábrica de Magna Steyr en Graz, a 200 km al sur de Viena. Y es que el Mercedes Clase G sigue siendo un éxito de ventas, un coche que no es nada barato, con un precio base de más de 100.000 euros, y con un nivel dinámico muy parecido a un dinosaurio con ruedas. Pero nada de eso importa: es un todoterreno auténtico, un emblema de lo que debe ser un coche robusto e imparable, con una imagen tan potente que el paso del tiempo no impide que los millonarios de medio mundo lo sigan escogiendo por delante de muchos SUV de 2017.

Te interesa: este es el Mercedes Clase X. Abstenerse, puristas

El ejemplar 300.000 del Mercedes Clase G ha sido un Mercedes G500 pintado en el exclusivo color Mauritius Blue Metallic, obra del departamento Designo, con el interior en piel negra. Cuenta con detalles únicos como el paquete off-road, formado por rejillas en los faros, protección de bajo, llantas de 16 pulgadas en negro, neumáticos todo terreno y un robusto techo metálico: perfecto para irse de safari o para subir el Everest como un marqués.

 

 

Lo más interesante es que esta combinación de colores y equipamiento no es casualidad: es el resultado de una encuesta a los fans del Mercedes Clase G en las Redes Sociales. En los próximos meses, este ejemplar será mostrado en diferentes ocasiones en los diferentes canales de difusión de la marca, así como en futuros eventos donde esta mole pueda ser protagonista.

Desde 1979, el Mercedes Clase G se fabrica sin interrupción en esta fábrica austriaca donde también se producirá el nuevo Jaguar E-Pace. Mercedes es consciente que se trata de un todoterreno que sigue teniendo una gran demanda, por lo que es evidente que lo va a mantener unos cuantos más en su oferta: eso sí, muy pronto llegará el nuevo Mercedes Clase G con mejoras en muchos ámbitos pero manteniendo, intacta, su filosofía. ¡Felicidades, Mercedes!

Lecturas recomendadas