¿Tienes 200 euros? Tienes oportunidad de conducir el Batmóvil

En serio, ¿quién no ha querido alguna vez subirse al coche de Batman?

No necesitas ser millonario para conducir el coche de Batman; ahora, si tienes 200 euros, Mattel te da la oportunidad de conducir el Batmóvil... Vale, no es uno a escala real, me has pillado, sino un coche de radiocontrol.

Pero ¿y qué? ¿Acaso no mola? Mide 60 cm de largo y es tan realista que volverás a esa infancia en la que los Reyes Magos nunca escucharon tus plegarias para recibir por Navidad el coche de Batman. ¡Chupaos esa, barbudos!

No te pierdas: ¿Has visto el nuevo Mercedes de Batman?

Tú mismo puedes ser el encargado ahora de hacerte con el ‘RC Ultimate Justice League Batmobile’ a escala 1:10. Dentro puede acomodar una figura de Batman de hasta 17 cm, así que pondrá tu imaginación a volar (no escuches a esas voces que te dicen que madures… ¿para qué?)

El trabajo de pintura es realmente detallista -pues han logrado que luzca como si hubiera afrontado ya unas cuantas batallas- y tiene luces de verdad, un volante que gira a la vez que las ruedas delanteras y un salpicadero que cambia de color cuando el Batmóvil de radiocontrol acelera. 

¡Ah! Otro detalle. Su escape echa humo… debido a que incorpora un liquido como el que utilizan las máquinas de hacer niebla, así como un mecanismo de vaho. ¡Sorprenderás a todos aquellos que se acerquen a tu preciado juguete!

 

 

Lo peor de este Batmóvil es que no es un radiocontrol al uso, pues la única forma de manejarlo es a través de una aplicación que puedes instalar en tu tablet o smartphone. Así que necesitarás wifi cada vez que quieras sacarlo a pasear… 

Sin embargo, hay una pequeña cámara instalada en el cockpit, por lo que podrás ver lo que esta va grabando en tu dispositivo electrónico. Bueno, eso mola… no vamos a negarlo, aunque tendrás que dejar la puerta del coche abierta para ver el terreno sobre el que estás circulando. 

Los chicos de io9 aseguran que no es demasiado práctico de conducir, ni su sistema de radiocontrol, preciso, por lo que estamos hablando más bien un objeto de coleccionista; eso sí, por su precio y si eres un auténtico fan, ¡seguro que merece la pena!

Lecturas recomendadas