Pasar al contenido principal

75.000 euros por una réplica del Bugatti Veyron. Cabras, vomitaréis

Hay humanos que parecen que están perdiendo definitivamente la cabeza.

El mundo da señales de haberse vuelto loco. Sin duda, esta réplica del Bugatti Veyron a la venta podría estar, sin ninguna duda, en la lista de los coches que harían vomitar a una cabra: es un ejemplar todavía peor que la réplica más famosa del GTA Spano que conociste la semana pasada. Se basa en un Ford Cougar del año 2002 y cuenta con un kit de carrocería que imita lo mejor que puede al espectacular Bugatti Veyron. Debo decir que el empeño ha sido loable, seguro que hay mucho trabajo detrás, pero tiene detalles que son para echarse las manos a la cabeza.

Te interesa: Eagle Spyder GT: la mejor réplica del mundo

Lo principal es su precio: 75.000 dólares. ¡¡¡75.000 dólares!!! Por ese precio podrías comprarte un Ford Mustang Shelby Super Snake de 750 CV o un Audi S5 Coupé. Lo peor es que a cambio tendrías una réplica de un coche que no tiene absolutamente nada. Doy por hecho que a la hora de poner precio se ha debido colar el valor sentimental, porque si no es así no entiendo nada. ¿Has visto los discos de freno? Todo en este coche es más falso que una moneda de 3 euros.

 

 

Lo más duro de todo este asunto es que tras poder ver el anuncio del coche en eBay (ahí están todas las fotos), el vendedor asegura que ha gastado 98.000 dólares en este proyecto y lo único que se me ocurre decirle es que pobrecito. Eso sí, hay que decir que no es habitual ver un interior también modificado y la verdad es que el trabajo ha tenido que ser muy duro e intenso. El autor se merece un aplauso por su tesón, pero sinceramente, más le valdría haber invertido ese dinero en algo más interesante que un Ford Cougar del año 2002 que quiere ser algo que no es. Una pena.

Fuente: Carscoops

Lecturas recomendadas