Pasar al contenido principal

¿Sabes por qué muchos de los coches nuevos ya no tienen rueda de repuesto?

Evolución... ¿o involución?

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
¿Tus neumáticos son de tipo G? La has cagado...

Tener un pinchazo en la carretera es algo que le puede pasar a cualquiera… pero lo que puede ser un pequeño incidente se puede convertir en un problemón ya que muchos de los coches nuevos no llevan ruedas de repuesto. ¡Menuda movida! 

Un estudio de la Asociación Americana del Automóvil (AAA) así lo demuestra y considera alarmante el simple hecho de que no haya rueda de repuesto. Por tu parte, piensas que tu coche es lo mejor, cuenta con la última tecnología del mercado pero… es probable que le falte algo 'vital'. La decisión viene por parte de los fabricantes que en su intento de

hacer los coches más ligeros, para mejorar entre otras cosas el consumo de combustible, han decidido que suprimir la rueda de respuesto era la mejor opción y aunque parezca una medida inocente… no lo es: si sufres un pinchazo, no podrás repararlo por ti mismo. 

No te pierdas: Los neumáticos que se 'autorreparan' son una realidad

Y esto le ocurre a un tercio de los coches de 2017 -aquí los nuevos más asequibles que puedes comprar-, que no incorporan rueda de repuesto como parte del equipamiento de serie. Así que si estás en esta situación, tendrás que gastar un montón de tiempo (mientras esperas a que vengan a por ti y a por tu vehículo y un montón de dinero llevándolo al taller que te habrías ahorrado de haber tenido este elemento. 

John Nielsen, director de Ingeniería y Reparaciones de AAA, lo explica de esta forma: “Tener rueda de repuesto puede ser una molestia para algunos conductores, pero no tenerla puede ponerles en una situación mucho más grave. Esto puede convertir el simple proceso de cambiar una rueda en el arcén en una situación costosa que requerirá una grúa para llevar a tu coche al taller más cercano”.

 

¿Te vas de viaje? Revisa tus 'zapatos'

 

¿Te has puesto de mala leche con solo pensarlo? Es normal. ¿Y quién no? Pero todavía estás a tiempo de evitarlo. Por ejemplo, antes de comprar un coche nuevo, asegúrate de echar un vistazo a la lista de equipamiento para ver si hay rueda de repuesto y no lo asumas como algo obvio. ¡Porque hoy en día NO lo es!

Si eres afortunado y lo tienes, no los descuides. Igual que revisas las cuatro ruedas del coche, no debes olvidarte de la rueda de repuesto: revisa su presión una vez al mes y comprueba que está bien inflada. Si no lo está y tienes un inflador, mira también su fecha de caducidad: la mayoría de ellos tienen que ser reemplazados cada cuatro u ocho años.

 

 

De todas formas, hay algo que te hará sentirte más tranquilo a pesar de todo: tener un buen seguro de asistencia en carretera y así podrás despreocuparte de todo esto que te he contado… ¡aunque no lo borres de tu cabeza! Puede ser muy útil en algún momento. 

 

Lecturas recomendadas