¿Sabes quién utilizó primero el cinturón? ¿Y el aire acondicionado?

Claro, ahora todo parece tan fácil...

Ser el pionero no es fácil. Suspicacias, ninguneos... Hay de todo en la viña del señor. Es cierto que en ocasiones el olvido es merecido. ¿Te acuerdas del alerón del Chaparral? Un ejemplo de que los tiempos en los que la aerodinámica estaba por escribir casi por completo arrojaban ideas locas. Este modelo es un 2F que corría en la Targa Florio.

Aquí, un Chaparral 2F en la Targa Florio

Pero también hay tendencias de diseño que... bueno, digamos que han pasado a mejor vida. Afortunadamente. El Ford Edsel de 1959 es un claro ejemplo. Después de conseguir cortocircuitar las retinas de unos 600 millones de norteamericanos, uno de los coches que han sido votados unánimemente año tras año como de los más feos, cambió radicalmente de imagen. El eslógan decía "Nunca antes un coche igual". No, si eso ya... Para luego quejarnos de los Porsche más feos de la historia.

Encima era un homenaje al hijo de Henry Ford

Bueno, también hay ideas que a priori parecen buenas, pero que no llegan a cuajar. ¿Qué pasó con esos coches con la luneta trasera practicable independientemente del portón? El primer Hyundai Tucson o el BMW Serie 3, por ejemplo, lo tenían. Ahora, si te he visto no me acuerdo.

Un invento útil que cayó en el olvido...

Tampoco se acordarían, pero seguramente por otras razones, los que utilizaran el minibar magnético que utilizaba el Cadillac Eldorado Brougham del 57. Ideal para que el chispazo de Jagermeister no se vierta y te ponga perdidas las alfombrillas del Norauto.

En el atasco, un chupito de anís para calmar las ansias...

Pero ahora en serio: en la galería tienes los coches que fueron pioneros en cosas importantes de verdad (no, el ABS o el ESP no los hemos contado; eso para otro día). ¿Sabes qué coche utilizó un volante redondo por primera vez? ¿O el que popularizó las peleas por subir o bajar el aire acondicionado? La verdad es que, como dicen los entendidos, "está to inventao". Al menos desde hace unas pocas décadas. Venga, pincha y disfruta. De nada.

 

Lecturas recomendadas