Pasar al contenido principal

El SCG004CS será un coche para la calle y el circuito

Un dos por uno

Imagen de perfil de Miguel Lorente
SCG004CS

'Madre mía' pensé al ver el Scuderia Cameron Glickenhaus SCG004CS de las fotos que ilustran este artículo. Todo un coche de carreras para ir a comprar el pan los domingos. El coche definitivo para gente como nosotros.

Pero, para ser realistas, lo que vemos son las imágenes virtuales del modelo que aún está en plena fase de desarrollo, no es la versión definitiva del coche nuevo de Scuderia Cameron Glickenhaus. Primero deben llegar sus hermanos, el SCG004S y SCG004C, S de Street y C de Competition, pues, la combinación del Scuderia Cameron Glickenhaus SCG004CS es evidente 'Competition+Street', es decir, es la versión de un coche para competir y circular con él, algo así como el McLaren Senna pero de la factoría liderada por el magnate James Cameron.

El motor del SCG004CS

Hace pocas semanas te informamos sobre el bloque que incorporaría la versión más modesta del nuevo sueño rodante de Scuderia Cameron Glickenhaus. El SCG004 en sus versiones tanto de calle como de competición usará el bloque de Nissan que da vida al Nissan GT-R, el motor V6, biturbo, de 3,8 litros que, de origen, tiene una potencia de 570 CV pero que los ingenieros americanos pretenden extraer al menos 600 CV para la variante de calle y hasta 900, como ya han demostrado algunos en preparaciones aftermarket de Godzilla.

Con la vista puesta en las carreras de resistencia, las regulaciones de los campeonatos donde se inscriban las unidades del SC004C, limitarán la potencia. Su intención es tener este modelo en una de sus carreras predilectas: las 24 horas del Circuito de Nürburgring de 2020. Carrera en la que, en su edición de 2018 que se celebra este fin de semana, tienen su SC003C inscrito con el número 705.

Scuderia Cameron Glickenhaus SCG003C

¿Entonces, para qué un SC004CS?

Para clientes que no quieran competir pero sí disfrutar en circuitos de un coche de carreras, que les permita llegar circulando en el propio coche hasta la pista y, una vez acabadas las tandas, puedan regresar a sus garajes, aunque, con ese alerón, pocos van a poder circular sin que les paren pidiendo la documentación de sus impresionantes máquinas.

Lecturas recomendadas