Pasar al contenido principal

En dos años, el número de coches eléctricos en el mundo se triplicará

Los números de la revolución eléctrica que estamos empezando.

Coches eléctricos recargando batería

Estamos cansados de decirlo: se avecina una revolución eléctrica que pocos ven todavía hoy en España. El mundo va a cambiar mucho y lo va a hacer en poco tiempo. Hoy, la Agencia Internacional de la Energía ha hecho un anuncio sorprendente: en dos años, el número de coches eléctricos en el mundo se triplicará, alcanzando los 13 millones de vehículos. Muchas son las claves para el desarrollo y el éxito de los coches eléctricos, muchas son las consecuencias que tendrá para el planeta y para los gobiernos de los países. Muchas serán las cosas que están a punto de cambiar en nuestra manera de movernos sobre cuatro ruedas. ¡La revolución eléctrica ya está aquí!

Hoy en día, la gama de coches eléctricos es más bien escasa en la mayoría de mercados. En el europeo, por ejemplo, apenas una docena de coches están sobre la mesa, y de estos, un puñado son realmente una alternativa rentable de movilidad interesante: Nissan Leaf, Renault Zoe, Tesla Model S en el segmento del lujo, y poco más. Hoy la tecnología híbrida está aumentando poco a poco, debido en parte a su mayor practicidad debido a la ausencia de una infraestructura de carga interesante.

 

 

Pero la cosa debería cambiar notablemente: la infraestructura de carga va creciendo poco a poco, pero el cambio más notable llegará con la apuesta de las grandes marcas de coches nuevos por los coches eléctricos. Audi, Mercedes, Volkswagen, BMW, Volvo, etc. Todas están apostando fuerte por la electricidad y en los próximos meses y años llegará un auténtico aluvión en la oferta de coches eléctricos, para todos los gustos, para todos los bolsillos, para todas las necesidades.

Ahora bien, el principal mercado del coche eléctrico es y seguirá siendo China. La lista de los coches eléctricos más vendidos en el mundo es esclarecedora y este informe afirma que China seguirá en lo más alto en cuanto a ventas de esta tecnología: el Gobierno Chino está apostando por los coches eléctricos para reducir drásticamente la brutal contaminación en sus grandes megalópolis: se espera que en 2030, un cuarto de todos los coches nuevos vendidos en China sean eléctricos.

 

 

Otro mercado que verá reducido su cuota de mercado será el de las empresas petroleras, que deberán adaptarse a la nueva tecnología. La Agencia Internacional de la Energía espera que en 2030 se ahorren 2,57 millones de barriles de petróleo al día, el equivalente de todo el petróleo que utiliza Alemania. Las consecuencias de esto son todavía imprevisibles: puede ser que el precio del barril baje notablemente debido a la menor demanda, pero también puede ser que los combustibles derivados del petróleo no bajen de precio, o más bien suban, debido a la carga impositiva impuesta por los diferentes estados.

No retos del coche eléctrico, así como de los autobuses eléctricos o los camiones eléctricos, como el de Tesla, son enormes. Por ejemplo, para satisfacer la demanda, la AIE asegura que se necesitan al menos otras diez gigafactorías de baterías para alimentar a los coches eléctricos que se necesiten. China sin duda será muy importante en esta materia, pero también se deberán poner las pilas en Europa, India o EEUU.

 

 

Por último, la AIE asegura que el otro gran reto del vehículo eléctrico es la industrialización de los componentes necesarios para crear las baterías y la materia prima necesaria. A día de hoy, el 60% del Cobalto extraído en el mundo, elemento clave para las baterías de los coches eléctricos, se produce en minas de la República Democrática del Congo, donde la mano de obra infantil está todavía demasiado presente. ¿Qué deberán hacer las marcas para justificar de manera sostenible y socialmente aceptable la producción de las baterías de cobalto o litio? 

Esto también afecta a las estaciones de carga: ¿tiene sentido vender cientos de miles de coches eléctricos si estos se alimentan de una electricidad creada gracias a combustibles fósiles? ¿Tiene sentido que un coche eléctrico se alimente con energía nuclear o térmica? Esto deberá ser revisado y, sin duda, el coche eléctrico deberá llegar de la mano con una nueva revolución de las energías renovables, con una regulación más flexible y una apuesta por parte de los gobiernos de las principales naciones del planeta.

El coche eléctrico todavía tiene muchas dudas detrás, pero sin duda, estas previsiones hacen que el futuro luzca esperanzador para los fans de esta tecnología. 13 millones de coches eléctricos estarán rodando por las carreteras del mundo en apenas un par de años, una cifra que se multiplicará en la próxima década. ¿No te gustan los cambios? Pues no te va a quedar otra.

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear