Pasar al contenido principal

Esta es la peor pesadilla para el futuro de los taxistas

Un coche que te recogerá y te llevará a tu destino sin conductor.

Seamos realistas: el futuro pasa por los coches eléctricos y autónomos, como este Smart Vision EQ Fortwo Concept, de 2,69 m de longitud y que se presenta en el Salón de Frankfurt 2017. Ya nos lamentamos amargamente aquí de que ni siquiera se pueda conducir. Pero hay esperanza: es una propuesta para el transporte público. Uf, qué alivio, salvo que seas taxista y quieras mantener tu trabajo en los próximos años.

Y es que la marca lleva a la muestra germana este prototipo autónomo que recoge a sus pasajeros directamente en el lugar deseado, sin obligarlos a buscar un vehículo libre ni a ir a por él a un sitio determinado; es el automóvil el que les ‘encuentra’, de una manera más eficaz que la que puede hacer un taxi. Las opciones de personalización permiten al usuario reconocer ‘su’ coche (como si hubiera muchos con los que confundirlo… Bueno, quizá su número aumente en el futuro), gracias a la parrilla ‘black panel’ del frontal y a las superficies laterales de gran tamaño, que permiten personalizar el modelo de una manera “nunca vista en las plataformas de car sharing”, afirma Smart (ya sabes que la compañía apuesta por esta fórmula con su flota car2go).

 

Así funcionan los sistemas de asistencia a la conducción de Maserati

 

Los paneles e incluso las ventanillas pueden interactuar con los peatones, dar información sobre eventos locales, el tiempo, las noticias o mostrar si el vehículo está ocupado por una o dos personas, ya que también es posible compartir el viaje con otros usuarios. Aquí viene lo mejor, ya que eso puede ser el inicio de una bonita amistad. El visualizador grande del habitáculo del Smart Vision EQ Fortwo Concept presentará “los intereses comunes, como los últimos conciertos a los que se ha ido o los deportes que se practican. Así, el tiempo libre del que se disfruta gracias a los coches de conducción autónoma puede aprovecharse para el intercambio y la interacción de los ocupantes”. No sé. Demasiada confianza, ¿no? Y a nadie se le escapa que una clásica y trivial conversación también es posible con un volante entre las manos… en la mayoría de los casos.

Vídeo: alucina con la nueva función de los Smart en China.

“Al no tener que atender a las tareas propias de la conducción (y dale), los pasajeros pueden relajarse en el amplio habitáculo. Es el primer vehículo del grupo Daimler que renuncia de forma consecuente al volante y a los pedales”, dice la nota de prensa sobre el Smart Vision EQ Fortwo Concept. Y sí, amigo, lo cuenta con orgullo. No es para menos: antes de que te eches las manos a la cabeza, pensando, precisamente, en todos aquellos a los que nos gusta conducir, reflexiona sobre el esfuerzo y los avances tecnológicos que implican todos estos sistemas. Es el futuro. Esperemos que sea posible la convivencia con los coches con volante y pedales del presente.

 

 

 

 

Lecturas recomendadas