Pasar al contenido principal

El mensajito de Tesla a Uber y Cabify

Buena iniciativa para proteger a los propietarios particulares

Imagen de perfil de Javier Prieto
Tesla sale al rescate de sus Super

Tesla prohíbe el uso de sus Supercargadores a los taxis, empresas de transporte de pasajeros VTC como Uber y Cadify, y vehículos comerciales. Con esta medida que han llamado 'Política de Buen Uso', la marca de Palo Alto quiere evitar que estos colectivos profesionales sigan saturando las estaciones de recarga y que los propietarios particulares de Tesla salgan perjudicados. Y es que su lujosa gama, especialmente los Model S y Model X, son una opción al alza entre las compañías de transporte que tienen en la ciudad su principal campo de negocio.

 

 

No en vano, los coches eléctricos suponen un gran ahorro de carburante frente a los motores de combustión. Aunque en España no tanto, en países como Holanda, algunas flotas de taxis llevan ya la firma de Tesla. Pero esta vanguardia automovilística y urbanita requiere de una nutrida red de puntos de recarga. Y ahí es donde viene el lío, porque los automóviles profesionales están acaparando los Supercargadores de Tesla. Recuerda ese axioma que dice que cuando el servicio es gratuito, la demanda resulta infinita. Pues en eso estamos.

 

 

Y como los de Elon Musk no quieren que la situación se les vaya de las manos han decidido tomar cartas en el asunto. En realidad no se trata sino de poner un poco de orden en el tema. De lo contrario podría ser muy contraproducente para sus intereses, puesto que pocos consumidores se comprarían uno de sus vehículos si tienen que 'tomar al asalto' las instalaciones de los Supercargadores. De eso va la cuestión. Ante dicha coyuntura, Tesla ha emitido un comunicado en el que -en plan finolis y algo cursi- habla de la Política de Buen Uso de sus Supercargadores.

 

Puntos de recarga Tesla

         Foto: Geogast vía Wikimedia 


En realidad no es otra cosa que una advertencia a las compañías de transporte público, taxis, o privado, VTC´s, para dejen de emplear este tipo de cargadores y se busquen la vida. ¿Y si los concernidos con esta decisión de efecto inmediato hacen caso omiso de la misma? Se les requerirá que desistan de su actitud y podrían limitar o bloquear su acceso a dichas instalaciones. Pues ya te digo yo que con esas palabras en España, no les van a hacer ni caso.

Imagen portada: Max Pixel.

 

Lecturas recomendadas