Pasar al contenido principal

El Volvo 162 que quisieron hacer BMW M3 e36, o al revés.

Juzga por ti mismo

Imagen de perfil de Miguel Lorente
BMW M3 e36 Volvo 162

Hay cosas raras, extrañas incluso dolorosas que nunca comprenderemos qué lleva a una persona a hacerlas. Éste es el caso de este BMW M3 e36 que ves en la foto de la cabecera, bueno o no, no lo ves porque no lo es... o sí, o no lo sabemos ni nosotros. La cuestión es que eso es un Volvo 162 por fuera y un M3 e36 por dentro. Como lo lees.

¿Recuerdas aquel espectacular MBW M3 e36 en Nürburgring? Aquí tienes el vídeo

El engendro, porque no se puede calificar con otro concepto, viene de Finlandia, lugar donde tienen un famoso dicho "Un finlandes sólo puede ser granjero, piloto de rallyes o alchólico. Aunque conozco casos que han sabido hacer varias de ellas"

Pues eso, que el alcohol causa estragos, no insinuamos que el dueño de este vehículo sea ni piloto de rallies, ni granjero ni cualquier otra cosa, solo que en Finlandia se dice eso. Punto.

Pasemos al vehículo, porque nos cuesta indicar el modelo definitivo que vendría a ser, algo así como el próximo BMW Supra (no, nos hemos equivocado, es que te lo contamos recientemente en El Toyota Supra pudiera ser menos japonés de lo que quisieras) pero en versión retro.

Este coche nuevo, o coche híbrido, por no saber cómo llamarlo, hereda la carrocería del modelo sueco de Volvo 162 insertada en todo menos `la piel´ de un M3 e36, tanto que, cuando eches un vistazo a la galería de fotos (enlace), el interior es del propio BMW... salvo el volante, que luce orgullosamente un logo que se inserta directo en nuestras córneas.

Uno más de...

Esta creación, que puede dejarte de cualquier estado menos imparcial, viene a sacar el tema de si este tipo de wannabe son justificables. Hace poco también os contamos la historia del dueño de un muscle car off rod transformer cuya historia se resume en "tengo un motor X, lo meto en una caja Y, le añado unos toques de Z y me queda un Frankenstein". 

Si quieres conocer a MUSTANGKYLE, entra en el artículo Ford Mustang Chevi C5

En este caso tenemos ¿la suerte? de tan solo juntar lo de fuera y lo de dentro de dos coches, pero dos coches bastante distintos por lo que, la mezcla no tiene que dar como resultado, como dice el dicho, lo mejor de cada casa.

Evidentemente quien se decide a sacrificar dos automóviles como el Volvo 162 y el BMW M3 es porque o los ama o los odia por igual, es decir, ama lo que uno tiene y odia lo que al otro le falta y trata de compensarlo o vaya usted a saber la motivación.

Lo único que queda claro es que, estas obras de arte, creatividad o imaginación desbordante no dejan indiferente a nadie.

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear