Pasar al contenido principal

Los 5 abandonos más raros en la F1: ¡qué cosas pasan!

Hay veces que la F1 sí es un Gran Circo

Imagen de perfil de Javier Prieto
Mistakes F1

Hoy viernes toca tema ligerito. Y nos hemos propuesto sorprenderte con los 5 abandonos más raros en la F1. No te lo vas a creer cuando lo leas, pero hay motivos verdaderamente extraños. Tanto es así que algunos de ellos, como unas ondas electrómagnéticas que afectaban a los monoplazas, parecen fenómenos Poltergeist. Otros en cambio, como el jabón en los ojos de un corredor o una llave inglesa (sí has leído bien, una 'english key') son más terrenales. La Fórmula 1 también es conocida como el Gran Circo... y después de leer lo que te espera sabrás el por qué. 

Esperamos que pases un buen rato con este sorprendente menú que da la bienvenida al finde del GP de Japón F1 2017.

 

Jabón en los ojos de un piloto

Arrancamos el ranking de los 5 abandonos más raros en la F1 con el increíble caso de Jacques Laffite. El amigo francés estaba en la parrilla esperando la salida del GP USA 1975 en el Circuito Watkins Glen (Nueva York). Quizás por los nervios previos a la carrera o por un despiste, el piloto de Williams la lió parda. Lubrificó por error sus lentillas con el producto de la limpieza de su visera que acababa de dejar reluciente. Cuando se puso las lentes de contacto, el jabón que contenían le provocó unas molestias en la visión -y probablemente picores- que le impidieron competir. Acongojante, ¿verdad?

 

 

Perder una carrera por saludar al público 

No sabemos si lo de Nigel Mansell en el GP de Canadá 1991 fue uno de los 5 abandonos más raros en la F1. Pero tenemos claro que hizo el ridículo como pocas veces se ha visto en la Categoría Reina. Resulta que lideraba holgadamente la prueba cuando en la última vuelta redujo mucho la velocidad para saludar al público de Montrel. Y circuló tan despacio que su Williams empezó a dar tirones y se caló. Evidentemente, se quedó sin una victoria casi segura que se encontró Nelson Piquet. ¡Ay, esa euforia del León británico! 

 

 

Una cámara on board 'kamikaze'

Otro de los abandonos más raros en la F1 se produjo en el GP de Italia 1995. Jean Alesi, seguido de su compi Gerhard Berger, lideraba la prueba. Parecía que el doblete sería apoteósico ante los tifosi. Sin embargo, en la vuelta 32 la cámara on board de Alesi salió volando e impactó contra la suspensión del coche rojo de Berger. El austriaco tuvo que bajarse inmediatamente del bólido por los daños que tenía. Por cierto, Alesi se retiró a dos vueltas del final por un problema en su bólido. O sea que los fans de Maranello se quedaron compuestos y sin triunfo.

 

 

Una ¡llave inglesa! en el cockpit

Durante la disputa del GP de Italia 1998, Johnny Herbert sintió que algo extraño había debajo de sus pies. Se trataba de una ¡llave inglesa! que un mecánico despistado se había dejado allí. Ese objeto le impedía pisar el freno de su Sauber y tras un trompo, acabó saliéndose de pista. No digas que esta chapuza no provocó uno de los 5 abandonos más raros en la F1. Creemos que viendo el vídeo 'promocional' que la propia escudería realizó en ese año, Herbert tuvo mucha suerte en Monza. ¡Qué panda!

 

 

Las ondas magnéticas de un tranvía

Mark Webber sufrió una extraña avería en su Red Bull que lo obligó a decir adiós al GP Singapur 2008. La caja de cambios de su monoplaza se había vuelto 'loca' y trataba de engranar varias marchas simultáneamente. Los ingenieros del equipo se quedaron asombrados al descubrir que el fallo procedía de la curva 13 del Marina Bay. Cerca de ese punto circulaba un tranvía cuya energía electromagnética interfería en el software de los bólidos. Para solucionarlo al año siguiente instaladon un elemento que protegía al bólido. Y desde entonces, tan ricamente. Seguro que éste es uno de los abandonos más raros en la F1 que jamás habías oído.

 

Problemas para Webber en 2008

 

Para finalizar un bonus track. No nos hemos podio resistir a incluir este vídeo en el que Roberto Kubica comunicó por radio que había un ¡móvil! dentro de su Renault. Sucedió en una de las sesiones del GP Baréin 2010.

 

 

Como complemento ideal a los abandonos más raros en la F1, aquí tienes una galería con los peores pitstops de todos los tiempos. ¡A disfrutar!

 

 

Lecturas recomendadas