Pasar al contenido principal

Los mejores momentos de quattro en competición

quattro en competicion
Una tecnología que hizo historia.

Los mejores momentos protagonizados por quattro en competición demuestran que Audi tuvo un buen escenario para convertir su aclamada tecnología en toda una leyenda. Quizá por eso conocemos que, ahora que quattro cumple 40 años, la compañía ya ha vendido casi 11 millones de unidades equipados con tracción quattro, presente en toda su gama (salvo el Audi A1). 

Sin duda, los coches de carreras de Audi marcaron historia, tanto dentro como fuera de los circuitos. Repasamos su historia:

 

Los comienzos (1978)

quattro en competición

Audi entró en el mundo de los rallies como equipo oficial en 1978, inicialmente con coches de tracción delantera. Apenas había pasado un año desde que el quattro original se presentó por primera vez en Ginebra cuando la marca empezó a alcanzar un enorme éxito en el Campeonato del Mundo de Rallyes. Hannu Mikkola ganó las primeras seis pruebas especiales en la nieve en el Rally de Montecarlo de 1981 y tenía una ventaja de casi seis minutos cuando la victoria se le escapó de los dedos debido a un accidente menor. Logró su primera victoria en la siguiente prueba en Suecia.

 

Haciendo historia (1982-1987)

quattro en competición

Al año siguiente, quattro dominó el campeonato. Audi estableció un nuevo punto de referencia con siete victorias y ganó fácilmente el campeonato de constructores. Un año después, Mikkola se llevó a casa el título de pilotos. El bicampeón mundial Walter Röhrl ganó el Rally de Montecarlo por delante de sus compañeros de equipo Stig Blomqvist (Suecia) y Mikkola.

Aprovechándose de las regulaciones flexibles de la clase de rally del Grupo B, Audi desarrolló el Sport quattro para la temporada de 1984. Este tenía una distancia entre ejes más corta que prometía un manejo más ágil. Fue seguido en 1985 por el Sport quattro S1, que desarrolló 350 kW (476 PS) y fue elevado a un estatus legendario debido en parte a su sorprendente alerón trasero: el S1 pesaba 1.090 kilogramos y era capaz de completar el 0 a 100 km/h en 3.1 segundos. 

 

quattro competición rally

 

En el último evento de la temporada, el RAC británico Rally, Röhrl utilizó una transmisión de doble embrague que se accionaba eléctricamente, un precursor del S tronic actual. Cuando los emocionantes años del Grupo B llegaron a su fin en 1986, Audi se retiró del Campeonato del Mundo de Rally, pero no sin una última bomba. 

En julio de 1987, Röhrl ganó la subida a Pikes Peak en Colorado (EEUU), conduciendo un Sport ampliamente modificado; marcó un tiempo récord de 10 minutos y 47,85 segundos, alcanzando una velocidad máxima de 196 km/h. “Fue el pináculo de lo que se puede hacer con un coche de rally", señaló.

 

Su paso a los circuitos (1988-1992)

quattro en competición

La marca compitió en la serie Trans-Am de los Estados Unidos con el Audi 200 en 1988, ganando los títulos de constructores y pilotos en el primer intento, este último gracias al piloto estadounidense Hurley Haywood. Haywood y Hans-Joachim Stuck obtuvieron siete victorias de 15 carreras en la serie IMSA GTO en 1989, cuando las regulaciones eran un poco más relajadas; entonces, el cinco cilindros turbo del Audi 90 quattro alcanzó su mejor forma con alrededor de 720 CV. 

Después, Audi cambió al Deutsche Tourenwagenmeisterschaft (DTM), el campeonato de turismos alemanes, en 1990. Stuck ganó el título de pilotos con el poderoso V8 quattro ese primer año, seguido por Frank Biela en 1991. Cuando Audi se retiró de la serie en 1992, había ganado 18 de las 36 carreras. 

En 1996, el Audi A4 quattro Supertouring, con su motor de dos litros y cuatro cilindros, participó en siete campeonatos nacionales en tres continentes y los ganó todos. Dos años más tarde, las reglas europeas prohibirían en gran medida la tracción total de la competición de turismos… pero el récord del quattro hasta ese punto ya hablaba por sí solo: cuatro títulos en el Campeonato Mundial de Rally, tres victorias en Pikes Peak, una victoria en el Trans-Am, dos títulos DTM, once campeonatos nacionales de turismos y una Copa del Mundo de Turismos.

 

El regreso por todo lo alto (2012-2014)

quattro en competición

En 2012 se produciría el regreso a los circuitos de un Audi de carreras con tracción total, el Audi R18 e-tron quattro con sistema de propulsión híbrido. Un V6 TDI movía las ruedas traseras, mientras que un acumulador en el volante suministraba energía recuperada a los dos motores eléctricos en el eje delantero. Entonces, cuando la situación requería la máxima tracción durante la aceleración, este coche de carreras era capaz de hacer funcionar su sistema de propulsión quattro temporal durante unos segundos cruciales.

Con tres victorias consecutivas en la general de las 24 Horas de Le Mans y dos títulos de pilotos y fabricantes en el Campeonato Mundial de Resistencia (WEC), Audi brindó una demostración convincente del potencial de su concepto.

Todo sobre Audi

Modelos de Audi más populares

Ver todos los modelos

Buscador de coches

Y además