Pasar al contenido principal

¿Cómo se hace un control de drogas?

Recuerda: ¡comer limón no te salva de un positivo!

Imagen de perfil de Rebeca Álvarez
Control alcohol drogas Guardia Civil
Upday

 

En este artículo vamos a enseñarte cómo se hace un control de drogas. ¿Por qué? Porque puede que ya te hayas sometido a uno, pero también puede que no y, por tanto, saber de qué va te ayudará a estar menos nervioso si te enfrentas a esta prueba. 

Te interesa: Un conductor da positivo en alcohol y hace 'pleno' en todas las drogas del test

Conducir bajo los efectos de las drogas (así como tras haber consumido alcohol) supone un gran peligro para la Seguridad Vial; por tanto, la Dirección General de Tráfico lleva a cabo controles rutinarios para detectar a los posibles infractores y evitar así que puedan poner en riesgo tu vida y la de los demás. 

Recuerda, por cierto, que aquellas sustancias que se usen bajo prescripción médica y con finalidad terapéutica -si bien pueden dar falsos positivos- no están incluidas dentro de la ley que prohíbe conducir con presencia de drogas en el organismo. 

VÍDEO: Estas son las cinco drogas que más busca la Guardia Civil en un control

 

Cómo se hace un control de drogas: el proceso

Información

Si te encuentras en esta situación, lo primero que debes saber es que no debes resistirse: negarse al control de drogas es delito y está penado con 6 meses a 1 año de cárcel, así como la privación del derecho a conducir de 1 a 4 años. El agente encargado de hacer la prueba te proporcionará la información que necesitas saber, así como la obligación de someterse a ella. 


Prueba de saliva

Tras el control de alcoholemia que, generalmente, suele hacerse de manera previa al control de drogas, te tomarán una muestra de saliva, llama 'indiciaria', a través de unos dispositivos especiales preparados para tal fin. Con esta se detecta si hace poco has consumido alguna sustancia prohibida.

 

Prueba de saliva II

Si el resultado de la primera muestra da positivo tomarán una segunda muestra de saliva, que se envía directamente a un laboratorio para su análisis y confirmación del positivo. A partir de este momento, el conductor no podrá volver a coger su coche, quedando en manos de los agentes. 

 

Análisis de sangre

Por supuesto, el conductor está en su derecho de solicitar una prueba de contraste en el control de drogas. En este caso, se trata de un análisis de sangre que se llevará a cabo en un centro de salud u hospital. Si el resultado de esta también es positivo, tendrá que pagar con los gastos ocasionados.  

 

Elaboración del expediente

Llegados a este punto, se envía el resultado de los análisis del laboratorio toxicológico, que se unen al expediente que el agente de la Guardia Civil hizo en el momento en el que se llevó a cabo el control de drogas. A partir de ahí, se aplica la sanción correspondiente para cada caso concreto. 

 

Control de drogas: sanciones

Si el control de drogas resulta positivo, la sanción se aplicará por vía administrativa o vía penal. En el primer caso, la multa por conducir bajos los efectos de las drogas conlleva 1.000 euros y la pérdida de seis puntos DGT. Si se aplica el capítulo IV del Código Penal, en el que se recogen los delitos contra la seguridad del tráfico, habrá varias penas posibles.

 

 

El acusado se enfrenta a prisión de tres a seis meses o multa de seis a 12  meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 30 a 90 días, así como a la privación del derecho a conducir de uno hasta cuatro años por el delito de conducir bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas.

 

Control de drogas: mitos

Seguro que has oído hablar de muchos trucos para que el control de drogas sea negativo, pero he de decirte que no son más que mitos y no evitarán que seas pillado. Por tanto, ni esperar una o dos horas antes de coger el coche (no tienes que hacer la digestión como si fueras a meterte a la piscina...), ni tomar café, agua, comer limones, hacer enjuagues bucales o practicar deportes te ayudarán. Los remedios caseros, mejor para cuando tengas catarro; al volante, ¡olvídate de las drogas!

 

Lecturas recomendadas