Pasar al contenido principal

Opinión: ¿por qué el Subaru XV 2018 no es un superventas?

La actual generación termina 2017 con cifras muy discretas. ¿Por qué?

Prueba Subaru XV 2018

El mercado del automóvil se mueve, como cualquier otro segmento, por modas y costumbres. Eso es así y quien no lo quiera ver, está ciego. Voluntariamente. En fin: hoy en este artículo de opinión os quiero hablar del Subaru XV 2018 y de la generación que ha estado hasta ahora a la venta, un coche que adoramos la inmensa mayoría de los periodistas pero que parece, año tras año, que no termina de conquistar de la misma manera a los posibles compradores de este tipo de SUV-B de pequeño tamaño pese a ser uno de los mejores todoterrenos baratos de 2018.

Y esto me plantea una cuestión: ¿con qué sentido compra la gente los coches? ¿Qué es más relevante para la compra de un coche? ¿La pintura bitono o un motor fiable? ¿La iluminación interior de LED o un eficaz sistema de tracción integral? Evidentemente todavía no existe el coche perfecto, pero que el Subaru XV 2018 no se venda bien demuestra que el segmento SUV no tiene nada que ver con el tradicional segmento de los todoterreno, sino que es simplemente un cuestión de modas y preferencias estéticas. ¿Por qué los SUV triunfan si no son mejores en nada? ¡Ay, amigo, la pregunta del millón!

 

 

En la prueba del Subaru XV 2018 puedes leer lo que todos sabemos: es uno de los mejores SUV compactos fuera del asfalto y, teniendo en cuenta lo que ofrece y su precio, se convierte, de una manera objetiva, en uno de los mejores SUV compactos que puedes comprar. Tiene motores modernos y fiables, con un interior sólido y de calidad, bien equipado y con un sistema de tracción integral de lo mejor que puedes encontrar. Entonces, ¿por qué no triunfa? Además es uno de los mejores SUV en relación calidad/precio.

Creo que lo principal es un desconocimiento de la marca en España: en otros mercados como EEUU es una de las marcas más apreciadas y con un mayor ratio de confianza: la mayoría de clientes de Subaru repiten. En España, en cambio, son coches vistos como muy lejanos, casi exóticos, solamente para frikis que quieren salirse de la norma. No se puede decir que tenga mala fama, porque no es verdad y de verdad me cuesta pensar en alguien que tenga mejor imagen de marca de Seat o Renault que de Subaru.

 

Vídeo: así se las gasta el Subaru WRX STI de competición en Nürburgring

 

Pero las cifras de ventas no mienten: el pasado año se vendieron 818 Subaru XV, una cifra que resulta ridícula si la comparamos con los 17.632 Seat Ateca, los 15.521 Peugeot 3008 o los 28.752 Nissan Qashqai. Incluso coches notablemente peores, con peor imagen de marca y no mucho más baratos, como el Suzuki Vitara, humilla al XV en ventas, con 3.956 ejemplares.

Sinceramente, las cifras de ventas en España del Subaru XV en particular y de Subaru en general no las entiendo. Vende incluso menos que marcas de alta gama como Porsche. Es cierto que tiene handicaps importantes, como una caja de cambios automática de variador continuo que no termina de convencer, pero el Toyota CH-R también la monta y se vendieron más de 10.000 unidades el pasado año. Creo que este artículo de opinión se quedará sin respuesta. Creo que la principal causa es la imagen y el desconocimiento general de la población, creo que Subaru debería hacer una reflexión interna y debería empezar a considerar cambiar su estrategia de marketing y ventas. Una marca con productos tan interesantes como el Subaru XV 2018 debería vender más. Y es cierto que España no es un país con cultura de coches, pero también deberían hacer autocrítica: si la gente no conoce Subaru, deberían invertir mucho dinero en hacer que eso cambie. 

Lecturas recomendadas