Pasar al contenido principal

Prueba: Kia Proceed GT 1.4 Turbo

Cambio radical para el Proceed

Imagen de perfil de Luis Guisado
Un familiar distinto

¡Menuda sorpresa la prueba del Kia Proceed 1.4 T-GDI! A ver, no voy a negar que me gustan mucho los coches que lanza Kia últimamente, así que se podría decir que me acerco a este coche con la confianza de que voy a disfrutar al volante.

Entonces, ¿por qué sorpresa? Porque durante los días en los que he conducido el Kia Proceed GT he recibido miradas de todo tipo. Gente curiosa, interesados de verdad... Me han hecho fotos y hasta un vídeo. Me han preguntado por el precio, por cuánto corre y un atrevido incluso me pidió que le ensañara el maletero. ¡Todo esto, con un coche de la marca coreana! Normalmente estas cosas quedan reservadas a coches deportivos o más cañeros.

El caso es que aquí estoy, a punto de empezar la prueba del nuevo Proceed. Los asientos tienen buen aspecto, recogen bien el cuerpo y con un mullido tirando a firme que es ideal para pasar tiempo al volante. Así que me lanzo a la carretera.

Afortunadamente el cuadro de relojes aún no ha sucumbido a la moda digital. Dos diales analógicos para revoluciones y velocidad y una pantalla multifunción en el centro dan información detallada de todo lo que necesitas saber, con buena legibilidad (y quizá demasiada luminosidad incluso al nivel mínimo).

Un familiar distinto

Me gusta por dentro porque es como el Kia Ceed. Mandos ordenados, una consola central curiosa, una pantalla grande con una disposición como la de Hyundai... ¿Se podría mejorar? Quizá se podría añadir información relativa al coche, por ejemplo...

También me encanta que aunque el sistema de infotainment se maneja desde la pantalla central de manera táctil, tiene botones virtuales grandes y fáciles de encontrar que facilitan la labor. Además, el climatizador se maneja con botones físicos, por lo que te ahorras eso de cambiar pantallas para subir volumen, cambiar temperatura como en otros modelos.

En cuanto al volante, me gusta su forma prácticamente redonda (¡bien!), pero me llama la atención la cantidad de botones y pulsadores que tiene. En total son 12 (algunos forman parte de un pack de 2.500 euros que incluye control de velocidad adaptativo, entre otros detalles que puedes ver en nuestro configurador).

Los primeros kilómetros de la prueba del Kia Proceed 1.4 T-GDI son en ciudad. La visibilidad circular está bien a pesar de que las ventanillas traseras son algo más pequeñas de lo normal, pero los retrovisores dan buena información de lo que ocurre alrededor. Sí que tienes presente todo el rato que la luneta posterior es más pequeña porque hay veces que no ves bien al coche que llevas detrás, pero son cosas del diseño...

Y ya que te hablo del diseño, hay que pasar al maletero, el gran protagonista de esta carrocería tipo Shooting Brake. Cuando subes el portón te encuentras un acceso estrecho y un poco alto. Lo has adivinado: se desaprovecha espacio por su forma, pero es cierto que el acceso es estrecho aunque en el día a día cumple más que de sobra. Son cosas del diseño.

Prueba del Kia Proceed 1.4 T-GDI: calidad de rodadura

A la hora de salir a carretera, tienes un coche firme con una dirección precisa y un tarado de suspensiones firme que realza el feeling dinámico del coche. La parte buena es que no llega a ser incómodo, por lo que podrás llevar a familia o amigos (o a desconocidos, si quieres) sin temor a que se quejen de los golpes en el eje trasero. Eso sí, los más altos van a rozar con la cabeza en el techo tanto delante como detrás.

La unidad que tengo en mi poder está equipada con el cambio de doble embrague de siete velocidades (el manual de seis tiene buen tacto y es moderadamente rápido). Su funcionamiento es como todas las de este tipo: muy rápido para subir y con reducciones aceptables. Las leyes del cambio priman las transiciones suaves en torno a 2.000 rpm. A 120 circulas a 2.250 rpm y a 100 bajas a 2.000, siempre ritmos relajados, pero si activas el modo Sport, los puntos de cambio suben algo y en general se podría decir que vas una marcha más corta.

Un familiar distinto

Durante la prueba he hecho como 600 km, de los que la gran mayoría han sido con este modo activo: el motor 1.4 T-GDI es suave y sube de vueltas con alegría, pero asociado a la mayor inmediatez del acelerador y de una marcha más corta, es mucho más divertido y agradable de conducir. No se le pueden pedir milagros y 140 CV dan para lo que dan, pero sí que es un bloque lleno en todo el rango de revoluciones y que desfallece cuando llega a la zona alta.

A la hora de subir un poco el ritmo, por autopista ofrece una gran calidad de conducción: solo oirás un poco el aire y algo amortiguado el motor. Y si sales a una carretera secundaria, podrás mantener un buen ritmo sin cabeceos, balanceos o malas formas.

El tarado de las suspensiones evita oscilaciones que puedan llevarte a tener un susto si por ejemplo levantas en pleno apoyo (tiene más peso en la zona trasera, por lo que en teoría es más sensible a las transferencias de masas), y el ESP prácticamente inmediato se encarga de que todo se mantenga bajo control.

Para terminar esta prueba del Kia Proceed 1.4 T-GDI, solo me queda hablar del precio. En el momento de escribir esta prueba, la marca ofrece un descuento de 5.000 euros, por lo que está disponible desde 26.000 euros. La unidad que ves en las fotos te va a costar exactamente 29.177 euros, una cifra que no es baja, pero por la que recibes cambio automático y los elementos del pack Premium (el que te mencionaba antes que cuesta 2.500 euros): asientos eléctricos con calefacción (también los traseros) y ventilados, volante calefactable, control de velocidad adaptativo, sistema de mantenimiento de carril... Una gran opción para tener en cuenta.

PUBLIRREPORTAJE

Audi Q8: Desafíos multiplicados por 8 >>

DesafíosAudiQ8_Mejoresimágenes

Desafíos Audi Q8: ¡Tenemos las mejores imágenes del rodaje de desafío Audi Q8!

PUBLI-REPORTAJE. Traemos las mejores imágenes del desafío Audi Q8, tres videos top creados por la BBC para Audi. Así se ha comportado el nuevo SUV de Audi.