Pasar al contenido principal

Prueba del nuevo Suzuki Jimny 2019: el regreso de la fe

El todoterreno del pueblo ha vuelto. Y es mejor que nunca. Lo hemos puesto a prueba.

Imagen de perfil de Redacción Top Gear
Actualizado
Nuevo Suzuki Jimny 2019

Si eres incapaz de echar una ojeada al mercado de coches nuevos sin deprimirte, estás de enhorabuena: la prueba del nuevo Suzuki Jimny 2019 te dará motivos para volver a creer en la Humanidad. Por muchos SUV que se crucen en tu camino a diario. En serio. 

 

Nuevo Suzuki Jimny: un icono muy maduro

Aunque a nuestro mercado no llegó oficialmente con el nombre de Suzuki Jimny hasta 1998, lo cierto es que el modelo original con el que empezó a forjarse la leyenda del protagonista de este artículo nació en Japón en el año 1970. Casi 50 años y tres generaciones después la marca de coches asiática ha decidido actualizar uno de sus estandartes en el universo 4x4... y ha acertado de pleno. En todos y cada uno de sus malditos aspectos. 

 

 

Opinión: ¿tiene verdaderos rivales el Suzuki Jimny 2019?

Gracias a un diseño rectilíneo con incontables reminiscencias a los modelos más legendarios de la saga -como la serie SJ o el Samurai-, el Suzuki Jimny 2019 ofrece una imagen robusta repleta de detalles tan golosos como su rueda de repuesto colocada en el portón trasero, sus pequeñas llantas de 15 pulgadas -que en las versiones de acceso serán de chapa de toda la vida- calzadas con neumáticos de buen perfil, unos pasos de rueda sobredimensionados y terminados en el mismo color gris de sus paragolpes o la parrilla delantera fiel a los trazos originales del segundo capítulo de su historia. 

 

Mejoras mecánicas importantes en el nuevo Suzuki Jimny

Es un 4x4 de pura raza, así que está basado en un chasis de largueros, que ha sido mejorado con silentblocks para aumentar el confort. Ahora apuesta por un propulsor (internamente se llama K15B) de 1,5 litros en lugar del anterior (código interno M13A) de 1.3 litros. Sigue siendo un cuatro cilindros de 16 válvulas, pero ahora tiene 102 CV de potencia y 130 Nm de par, en lugar de los 85 CV y 110 Nm de antes. Puede ir unido a una transmisión manual de 5 velocidades u otra autmática de 4 velocidades (solo con el acabado intermedio JLX).

Como buen 4x4, la reductora es imprescindible. En esta palanca adicional dispones de tres posiciones: 2H (tracción a un solo eje, el trasero), 4H (tracción 4x4) y 4L (4x4 con reductora).

El consumo medio que declara Suzuki es de 6,8 litros, lo que supone unas emisiones según el ciclo WLTP de 178 g de CO2/km. Y en el caso de la caja automática el gasto medio es de 7,5 litros y las emisiones de 198 g/km.

 

¿Tan pequeño como antes? No, más

Antes tenía una longitud total de 3.695 mm y ahora es 50 mm más corto. Por contra, aumenta 5 mm a lo alto, para alcanzar un total de 1.720 mm. También aumenta a lo ancho 45 mm y alcanza los 1.645 mm y las vías se ensanchan 40 mm, para marcar una medida final de 1.395 mm delante y 1.405 mm detrás. Lo que no varía respecto a su predecesor es la distancia entre ejes: 2.250 mm.

Pero si necesitas conocer medidas al dedillo esas son las de sus cotas todoterreno, que son de alucinar: distancia libre al suelo de 21 cm, ángulo de ataque de 37º, ángulo ventral de 28º y de salida de 49º. Desde luego, un SUV urbano al uso no tiene otra cosa que hacer a su lado que mirar y ponerse a llorar, porque esto sí son buenas capacidades todoterreno y lo demás... pantomimas.

 

El nuevo Jimny sólo ha conseguido tres estrellas EuroNCAP. ¿Por qué?

¿Te ha gustado lo que has visto por fuera? Pues prepárate para echar un vistazo al interior: ahora ofrece unas cotas más amplias gracias a las nuevas formas de su carrocería y, además de un maletero de 85 litros -ampliables hasta los 377 (53 litros más que en la generación anterior) al abatir la segunda fila de asientos para formar un suelo plano-. Respecto a la zona de carga no se puede dejar de destacar el material plástico que cubre el suelo y los respaldos de los asientos posteriores. Así, al plegarlos, no solo queda una superficie totalmente plana (ofrece 1,3 metros de ancho y 98 cm de fondo), sino que resulta muy práctico para cargar todo tipo de objetos y poder limpiarlo con suma facilidad. Bien pensado.

Incorpora en su habitáculo un salpicadero de diseño muy vintage en homenaje a sus predecesores que, eso sí, integra elementos de última generación como su pantalla digital para controlar el sistema de infoentretenimiento. Ojo, puedes manejarla hasta con guantes. La pantalla es de 7”, viene con radio digital DAB, Bluetooth, reconocimiento de voz y navegador.

También llama la atención el pequeño panel colocado en el cuadro de instrumentos en el que pueden consultarse avisos del sistema de prevención de cambio involuntario de carril o del reconocimiento de señales de tráfico. Y para terminar con elementos molones del nuevo Suzuki Jimny, no puedo pasar por alto los asientos delanteros, que no solo se pueden pedir calefactados, sino que ofrecen la posibilidad de abatirse por completo y así formar una pequeña cama, ya que se juntan con la butaca posterior. Es molón a más no pedir...

 

¿Y en movimiento? Hora de poner a prueba del nuevo Suzuki Jimny 2019

Si todo lo que has leído hasta ahora te ha dejado la boca abierta, prepárate para acudir al servicio de urgencias más cercano para que vuelvan a encajarte la mandíbula: la mejor parte de la prueba del nuevo Suzuki Jimny 2019 llega al poner la llave en el contacto... y empezar a rodar con él. Los primeros kilómetros de la ruta discurren sobre el asfalto que cubre la superficie de las vías que rodean la ciudad alemana de Frankfurt y, para mi sorpresa, sus modales son realmente buenos en este territorio tan poco propio para este artefacto: el trabajo en materia de aislamiento ha sido concienzudo y tanto el ruido como las vibraciones asociadas a la circulación llegan excelentemente atenuados a su habitáculo que, además, no acusa en demasía las carencias derivadas de la configuración elegida por sus desarrolladores para garantizar unas envidiables aptitudes todoterreno. 

También hemos tenido oportunidad da hacer una primera prueba del Jimny 2018 cerca de Madrid. Quizás ya menos emocionados e impresionados por la novedad, hemos visto que en carretera no se muestra tan cómodo. Aunque ha ganado potencia, se aprecia que no van muy sobrado y a 120 km/h eleva su rumorosidad y consumo. En esta primera toma de contacto he visto que ronda los 8,0 litros de media. Además, al ser un vehículo de reducidas dimensiones se comporta de forma nerviosa al circular rápido. Pienso que su uso recomendado es recorridos cortos, viajes puntuales y, desde luego, fuera del asfalto.

 

 

¿No entiendes de qué te estoy hablando? Siéntate y prepárate para alucinar: el chasis del Suzuki que tienes ante tus ojos es de largueros, su motor de 1,5 litros y 102 CV está asociado a una caja reductora -que puede enviar el giro del motor sólo al tren trasero o a los dos ejes con desarrollos largos y cortos- y tanto sus ángulos como la altura libre al suelo han sido mejorados con respecto a la generación precedente con el objetivo de ser indestructible a la hora de afrontar cualquier trampa de la naturaleza. Sobre el papel suena bien, ¿eh? Pues traducido al mundo real es todavía mejor. 

Durante la ruta fuera de pista que he podido disfrutar en medio de uno de los mayores bosques de la Alemania central he podido comprobar que, a pesar de contar con algunos avances muy importantes en materia de seguridad e infoentretenimiento, el nuevo Suzuki Jimny 2019 de esta prueba sigue ofreciendo la misma voluntad de hacer pasar un buen rato a cualquiera que esté sentado en su interior. Que ahora no necesita ser experto para poder disfrutar de la conducción offroad gracias a la presencia de elementos como el asistente de arranque en pendiente, el control de descenso y otros sistemas de ayuda para optimizar la tracción en todas las superficies. Es genial. Y enamora. 

Al ofrecer una cifra de par más alta que su predecesor en toda la gama de revoluciones, ofrece muy buen empuje a bajas revoluciones, lo que se aprecia especialmente en la conducción 4x4: en primera y con la reductora es como si fuera automático, no tienes que hacer prácticamente nada más que acelerar y frenar y te puedes olvidar del embrague casi por completo.

La tracción 4x4 y sus voladizos tan cortos le permiten pasar por zonas realmente complicadas y, lo mejor de todo, con asombrosa facilidad. Desde luego, para esa buena respuesta fuera del asfalto es clave su ligereza, ya que solo pesa 1.090 kilos. También se nota que ahora dispone de una barra estabilizadora más grande y un 30% más de resistencia a la flexión.

 

¿Cuál es el precio del nuevo Suzuki Jimny? 

 

Si te ha gustado lo que has leído en esta prueba del nuevo Suzuki Jimny 2019, prepárate para salir corriendo al concesionario cuando sepas su precio: el precio de acceso a la gama Jimny son 17.000 euros para la variante JX, que estará acompañada de otra versión bautizada como JLX -la única que dispondrá de cambio automático en opción-, cuyo precio es de 18.795 euros con cambio manual y 20.560 si prefieres el automático de 4 velocidades. El colofón en la gama es la cversión Mode 3, cuyo coste es de 20.820 euros. ¿Te parece demasiado dinero? Date una vuelta por ahí y encuentra algún rival real para el Jimny. ¿Ya? Pues empieza a reunir pasta. Debería ser tuyo...

 

¿Te gustan los Suzuki? Aquí tienes todos los modelos a la venta.

Lecturas recomendadas