Pasar al contenido principal

Prueba del Toyota Aygo 2018

Pequeño pero... molón.

Imagen de perfil de Hugo Valverde
Prueba Toyota Aygo 2018
7 10

Nuestro veredicto

El tamaño no importa... cuando se trata de diversión al volante -de otro tipo mejor no pregunto; vivo en la ignorancia-. Me declaro un fan incondicional de los coches urbanos. Son la mejor herramienta para moverte con soltura por la ciudad, pero es que además de gastar poco, son cachondos, muy cachondos. Un ejemplo lo tienes en el coche de la prueba, el Toyota Aygo 2018.

Prueba Toyota Aygo 2018


La compañía japonesa ha dado un lavado de cara a su 'pequeñín'. Cuatro años en el mundo de la automoción es una eternidad y cualquier modelo puede quedarse desactualizado, y más con las soluciones en seguridad y conectividad que están incorporando la gran mayoría de automóviles. Si el grueso de tus compradores son millennials, con más razón toca una renovación.

No te pierdas: prueba del Opel Adam S

Lo cierto es que en este restyling, Toyota no se han introducido unos cambios locos, pero sí los suficientes como para tener una imagen fresca para poder competir con las otras opciones del segmento. La parte frontal sigue manteniendo la X con la que se ha caracterizado, solo que ahora ha abandonado la pintura negra por la del color de la carrocería. Los faros, que también son de nuevo cuño, algo más estilizados, siguen la filosofía 'Keen Look'; tranquilo, no están inspirados en la mirada del novio de Barbie. Además, incorporan luz diurna LED y en su parte inferior, unos novedosos apliques que pueden ir en plata, negro o negro piano.


En la zaga diviso cambios mucho más leves, como el diseño de las lentes de los pilotos. Porque en su perfil, las llantas de 15", diferentes en cada nivel de acabado, sí son de nuevo cuño. 

Antes de comenzar con la prueba del Toyota Aygo 2018 me fijo en las modificaciones que ha recibido el interior. El cuadro de instrumentos se moderniza con una apariencia 3D, mientras que las toberas del sistema de climatización reciben el color de la carrocería. Pero el cambio más revolucionario es la pantalla de 7" a todo color del sistema de infoentretenimiento, que ahora equipa Android Auto y Apple CarPlay. Lo que también me he encontrado son plásticos duros por doquier, algo habitual en el segmento, y algunos ajustes mejorables.

Prueba Toyota Aygo 2018


Ahora sí comienzo la prueba dinámica del nuevo Toyota Aygo. Aprieto el botón de encendido y el motor tricilíndrico VVT-i DOHC de 998 cc comienza a funcionar. Este bloque, del que David Terai, ingeniero jefe del modelo, me asegura que es uno de los mejores propulsores de la marca, también uno de los más complejos en su desarrollo, rinde 72 CV, tres más que el anterior. Ofrece más par a bajas vueltas -entre las 1.500 y las 2.000 rpm- y su máximo, 93 Nm, a 4.400 rpm. Con ello acelera de 0 a 100 km/h en 13,8 segundos y alcanza una velocidad punta de 160 km/h. Lo cierto es que el urbano demuestra buenas maneras tanto dentro como fuera de la urbe. Su motor, que acelera con alegría de una forma bastante lineal, está asociado a una transmisión manual de cinco relaciones -disponible una automática por 1.000 euros- de cambios bastante precisos y rápidos. El consumo obtenido durante la prueba ha sido de 4,4 l/100 km cuando me he movido más por carretera, y de 5,4 circulando más por cuidad.

Yaris GRMN, el hermano mayor vitaminado del Toyota Aygo


El Aygo se desenvuelve a las mil maravillas por calles estrechas gracias a su tamaño, pero también a las modificaciones que se han llevado a cabo en la suspensión, así como en el software de la dirección.

Sigue llegando ruido al interior, pero en menor medida que antes del restyling. Para ello se han utilizado materiales de sellado y absorción en el salpicadero, los pilares delanteros, las puertas y la bandeja trasera. Gracias a ello se a reducido los niveles NVH (ruido, vibración y aspereza).

Te puede interesar: 7 claves que debes conocer del Toyota Aygo

Desde el acabado más bajo, el X-Play, el modelo de la prueba, el Toyota Aygo 2018, equipa de serie elementos como la cámara de visión trasera, sistema multimedia con conexión a smartphone, aire acondicionado, luces DRL LED y llantas de aleación de 15". El sistema de aviso y frenado por colisión y el avisador de cambio involuntario de carril son opcionales y no entran en el precio base, que parte de 13.400 euros, 10.900 euros con promoción.

Lecturas recomendadas

Lo último en Top Gear