Este Ferrari 488 GTB by Misha está en tierra de nadie: ¿brutal u hortera?

Bueno, probablemente las dos cosas, ¿no te parece?

La línea sobre la que se aguantan los preparadores de lujo es fina y estrecha, delgada. Una línea que se encuentra entre varias aguas, entre la brutalidad y el impacto visual y el exceso y la exageración estética. El Ferrari 488 GTB Misha es un buen ejemplo, perfecto me atrevería a decir. Modificar un Ferrari siempre tiene un riesgo: quedarte en tierra de nadie. Si lo modificas poco puede ser demasiado parecido al original, si te pasas de la raya, puedes entrar en el terreno de lo desagradable: y cargarte un Ferrari no es plato de buen gusto.

No te lo pierdas: una vuelta en Daytona a bordo del Ferrari FXX K

El Ferrari 488 GTB Misha parece inspirarse en el mundo de la competición, ya que tiene detalles que nos recuerdan los vehículos de competición de la marca, especialmente en el frontal: el labio delantero de fibra de carbono es realmente imponente, mientras que los dos soportes centrales recuerdan a los del Ferrari 488 Challenge. El frontal es ahora más agresivo y no pierde parte de la esencia del coche, es más llamativo, sí, pero podría ser mucho peor…¡y lo sabes!

 

 

En la trasera, el objetivo es el mismo: darle un punto más próximo a los coches de carreras. El enorme difusor de fibra de carbono luce dos salidas de escape central y una serie de rejillas que permiten ver parte de la mecánica desde detrás, al más puro estilo del Ferrari F50, mientras que las dos barras verticales nos recuerdan al Ferrari FXXK. Todos estos cambios en la carrocería nacen en los mismos anclajes del coche original, así que lo que hacen es sustituir unos paneles de carrocería por otros. Completamente reversible.

Como guinda al conjunto se ha optado por unas llantas Savini BM15 en forma de espiral con diez palos que dejan entrever de una manera muy sexy el potente sistema de frenos con las pinzas en color amarillo. También se ha optado por vinilar el coche en un color plata mate, una opción más barata que pintar el coche en ese color de fábrica.

 

 

Ahora bien: ¿este rediseño es una mejora o sobrepasa la línea de lo hortera? Eso es cuestión de gustos, que cada uno saque sus propias conclusiones. Lo que sí debes saber es que aparentemente se trata únicamente de una preparación estética, a diferencia del Ferrari 488 GTB Novitec Rosso, el Mansory Siracusa 4XX o el Ferrari 488 DMC Orso, preparaciones de empresas mucho más consolidadas en el negocio y con importantes mejoras en el apartado mecánico.
 

Tags

  • ferrari
  • Preparaciones

Lecturas recomendadas