Consejos para no romper el turbo en la autopista

Dale un respiro... tu bolsillo te lo agradecerá.

Turbo

Puede que te pese. Pero los motores turboalimentados son cada vez más comunes, por eso debes tener en cuenta una serie de consejos para no romper el turbo en la autopista. Así prolongarás su vida útil y además, te ahorrarás pagar por una de las 5 averías más caras de tu coche.

No te pierdas: Prueba Ferrari GTC4Lusso: ¡hoy nos subimos al motor con turbo!

Veamos entonces qué puedes hacer. Primer consejo para no romper el turbo: si vas muy cargado o circulas por zonas con pendientes pronunciadas estás sometiendo a tu vehículo a un gran esfuerzo. En los motores térmicos eso es más calor y el aceite que lubrica al mismo puede acabar carbonizándose al detener el motor. 

El segundo consejo que evitará que tengas un turbo roto es dar un respiro al motor. Espera… ¿cómo hago esto? Tienes dos formas: la primera, esperar un poco antes de apagar el motor después de haber circulado por autopista. Aquí hay un pero… estarás contaminando y gastando combustible de manera innecesaria. Y no, no es uno de los 10 consejos más estúpidos para ahorrar combustible.

Por eso, te recomendamos esta segunda opción: si te falta poco para llegar a tu destino, reduce el ritmo en los instantes previos. Propulsor y turbo se refrigerarán así mientras sigues circulando. ¿Sabes dónde se utiliza esto también? En los circuitos, donde en muy poco tiempo se le exige mucho al motor. Ojo a estos 10 consejos para que tu primera tanda en circuito no sea una pesadilla

Lecturas recomendadas