Toyota quiere salvar las cajas manuales: y lo demuestra con patentes

Una buena noticia al fin...

Imagen de perfil de Alex Aguilar
Toyota quiere salvar las cajas de cambio manual

Es más que razonable que cuando piensas en coches inspiradores no venga a tu mente la imagen de ninguno de los suyos, pero Toyota quiere salvar las cajas manuales. Sí. El fabricante que se atrevió a lanzar al mercado el Prius -nuestro coche feo de la semana- está empeñado en seguir ofreciendo a sus compradores más puristas la posibilidad de cambiar las marchas por sí mismos. Gracias, muchachada

Algo está cambiando en la marca del GT86 2017: hace un tiempo ya te dijimos que Toyota dejaría de hacer coches aburridos a petición de su presidente, y hoy parece que las piezas empiezan a encajar. Según informan en algunos medios de comunicación estadounidenses, la firma nipona ha registrado hasta tres patentes distintas orientadas a convertir a las cajas manuales en un instrumento viable en un mundo sumido en la automatización de prácticamente todos los procesos relativos a la conducción. ¿Quieres saber cómo?

El museo con los mejores Toyota de la Historia: alucinarás

Según la información disponible, durante el pasado mes de enero se registraron en la oficina de patentes de Estados Unidos lo que parecen ser unas cuantas mejoras que nos hacen sospechar que Toyota quiere salvar las cajas manuales.

La más llamativa de todas es una que permitiría a sus transmisiones cambiar a punto muerto de modo automático cuando el vehículo circula sin ninguna demanda de aceleración por parte del conductor. Sí, la famosa ‘conducción a vela’ implantada hace algunos años por las cajas de doble embrague... trasladada a un cambio manual de toda la vida. Aunque no hay más datos por el momento, es lógico pensar que la propia caja será la encargada de volver a engranar la relación adecuada tras recibir una orden del usuario. Porque en caso contrario no tendría ningún sentido. 

Otra de las patentes registradas por Toyota tiene que ver con la prevención de errores a la hora de realizar un cambio de marcha: a partir de la implantación del sistema reflejado en ella, la propia caja será capaz de impedir a un conductor reducir o subir una marcha si el régimen de giro del motor no es el adecuado. Olvídate de abombar el capó del coche a pistonazos: si vas en cuarta a 5.500 vueltas no podrás poner segunda por mucho doble embrague que hagas. Pedazo de animal. 

Y para el final... una que evitará momentos de vergüenza: el cambio será capaz de impedir que un conductor pueda poner tercera cuando trata de reducir de segunda a primera al detenerse casi por completo y luego arrancar, por ejemplo, en un ‘ceda el paso’. Seguro que conoces a alguien a quien le ha ocurrido alguna vez. Aléjate de ese tipo de influencias. En serio. 

VÍDEO: ¡el Toyota Yaris WRC 2017 en acción!

¿Qué te parece la estrategia con la que Toyota quiere salvar las cajas manuales? Sí, soy consciente de que es tecnología a punto de quedar completamente obsoleta... pero no por ello debe estar condenada a la extinción. Hay quien dice que los errores saben mejor cuando los comete uno mismo. Por eso el sonido de la caja al hacer mal una reducción es tan beneficioso: te enseña a ser mejor persona. ¿Por qué me miras así?

Lecturas recomendadas