Ya se ha terminado el puente más alto del mundo. En China, claro

Si es que van como locos

El puente más alto del mundo se acaba de terminar. Se trata de un monstruo de 1.341 metros de largo y la carretera está, en su parte más alta, a 565 metros del suelo. Y sí, también tiene nombre: lo han bautizado como Beipanjiang.

En la misma provincia del primero

En el puente Beipanjiang han trabajado más de 1.000 personas y se halla en una provincia de China bastante montañosa, Guizhou. Ha ahorrado a sus habitantes un rodeo de decenas de kilómetros, lo que no está mal teniendo en cuenta la alta fiabilidad y calidad dinámica de la mayoría de los viejos coches que se mueven por la zona. Por si te lo preguntas, aquí tienes los coches nuevos más vendidos en China durante 2015.

Que sea el puente más alto del mundo es un dato que mola, pero también está genial el tiempo que se ha empleado en hacerlo: el ejército de operarios ha empleado unos tres años en completar el Beipanjiang trabajando día y noche para acabarlo cuanto antes. Sin embargo, el precio no ha sido demasiada locura: con 150 millones de dólares (unos 133 millones de euros), es hasta económico, según dicen los que saben (ojo, no vale chiste fácil).

Otro dato que te conviene si piensas compartir unas cervezas con algún vecino/cuñado y hablar del tema, es que en Guizhou también está el puente ferroviario más alto del mundo -abajo- y el que hasta ahora era el puente más alto del mundo sin más -la foto de arriba-: el que pasa sobre el río Sidu, a 496 metros de altura (para asomarse si tienes claustrofobia).

Sí, sí, también en China

 

Tags

  • China