Autoclassica de Milán 2016: cómo gastarte muchos millones en pocos segundos

Muchos millones y mucha belleza reunidas en un puñado de metros cuadrados. He viajado hasta Milán para que tú también puedas soltar litros de babas.

Ver galería

Pocos conocen la Autoclassica de Milán, el evento del vehículo clásico que año tras año tiene lugar en la capital lombarda. No obstante, este desconocimiento tuvo un lado positivo: ¡menuda sorpresa me llevé! Y es que acostumbrados a nuestro nivel patrio, la cita milanesa te deja con cara de tonto. Millones y millones se amontonan en pocos metros cuadrados, donde los típicos ‘gentleman’ italianos discuten si es mejor con inyección o con carburador.

No te lo pierdas: los 10 coches más caros de Pebble Beach

Y es que Autoclassica de Milán es una fiesta donde se combina dinero y pasión, una feria abierta a todo aquel que quiera pasar un buen rato admirando auténticas joyas y emblemas de la automoción, pero también es un lugar donde se cierran muchos negocios, doy fe de ello. Nada más entrar, un trío te deja claro que estoy en otro mundo. Un Ferrari 250 SWB Competizione junto con una Barchetta 225 y un Maserati de competición de los años cincuenta te dan la bienvenida, giras la vista, y un Lamborghini Miura junto con su contemporáneo, un Lamborghini Centenario, calientan el ambiente nada más pisar la moqueta del recinto ferial Rho-Fiera.

Y es que el nivel es abrumador, especialmente en lo que a coches italianos se refiere: un Ferrari de Fórmula 1 estrenado por Alberto Ascari comparte escenario con un Ferrari 250 Berlinetta Lusso, a su lado, el concesionario de Ferrari en Milán muestra otro Lusso junto con un 512 BB, una berlinetta Lancia y un Ford GT40 de primera serie con especificaciones de calle. Sacas la calculadora y te echas a temblar. ¡Pero qué barbaridad! Uno ya no sabe dónde mirar para no llevarse un susto tras otro.

 

Ver galería

 

No obstante, la guardo rápido: me ha quedado claro ya a estas alturas que el nivel es brutal y que el dinero presente entre estas cuatro paredes te puede marear. Sigo mi visita entre un Ferrari F40, un F50 o un rarísimo y impresionante Lamborghini LM002, para llegar a la joya de la corona: un Ferrari 250 GTO. Sí, unos 40 millones de euros frente a ti que te obligan a parar la marcha y a admirarlo con calma. Es el primero que veo y creo que estoy empezando a sufrir el Síndrome de Stendhal. 

La fiesta sigue con otros muchos clásicos de lujo, también de otros países: Porsche y Mercedes son la referencia, especialmente la primera. Por si fuera poco este escaparate de belleza, en esta edición se ha juntado también la impresionante subasta de RM Auctions ‘Duemila Ruote’, que ha reunido unos 400 coches más para poner bajo el martillo. Ha sido el gran evento del año en lo que a clásicos se refiere, con unas ventas por valor de más de 50 millones de euros. Sin duda, un momento histórico que no me lo podía perder y que, no te voy a negar, he gozado como nunca antes. Ahora solamente te pido, casi por favor, que eches un vistazo a la galería, te aseguro que me lo vas a agradecer.

 

Tags

  • Clásicos
  • Autoclassica
  • RM Sotheby´s
  • Lujo