Pasar al contenido principal

Los mejores Peugeot deportivos

Peugeot deportivos

¿Se ganará el 508 PSE un hueco entre ellos?

Hace unos días pudimos comprobar que en Francia iban en serio con el Peugeot 508 PSE, o Peugeot Sport Engineered

Peugeot pretende con esta nueva berlina deportiva retomar una larga tradición de modelos que enamoraron a los aficionados a los coches deportivos de los años 80 y 90. 

compacto deportivo lujo altas prestaciones radical

Compactos deportivos

Los coches compactos deportivos son especiales por muchas razones. Probablemente tengan el tamaño ideal, no necesitan motores estratosféricos para ofrecer diversión y están al alcance de (casi) todos. Puede que aquí no esté toda la información que existe, ¡pero sí toda la que te gusta leer!

Nombres como el Peugeot 205 GTI o el Peugeot 405 T16 nos traen buenos recuerdos a los vivimos esas décadas, pero lo cierto es que no son los únicos. Por eso, en esta ocasión he escogido a los que para mi gusto son los mejores Peugeot deportivos de los últimos tiempos. Veamos si estáis de acuerdo.

Peugeot 205 GTI

Peugeot 205 GTI

Claro que no podía faltar este modelo. El Peugeot 205 fue mi coche favorito durante mi infancia y buena parte de adolescencia. 

El 205 GTI apareció en 1984 con un motor 1.6 de 110 CV, aunque pronto llegó la versión de 1,9 litros con 130 CV. 

Los más quemados recordarán el 205 Rally. Con su motor de 1.294 cc y doble Weber llegaba a los 103 CV. Por dentro estaba prácticamente 'desnudo' para reducir peso y por fuera se le podía reconocer con las llantas de chapa en color blanco.

Peugeot 106 

Peugeot 106 Rallye

El Peugeot 106 salió para cubrir el hueco que dejaba el 205, aunque era mucho más pequeño... Y también ligero. 

Al principio, de este modelo se ofrecía el Peugeot 106 XSI que con su motor de 1,4 litros tenía 100 CV (95 cuando se le metió catalizador a finales de su vida comercial). 

El modelo con restyling tuvo al Peugeot 106 GTI en sus filas. Utilizaba el motor 1.6 16v del grupo con 120 CV que también se veía en el Saxo VTS.

Como no pudo ser de otro modo, también existió el 106 Rally, primero con 100 CV y luego con 103, sus llantas de chapa y sus medidas de reducción de peso.

Peugeot 309 GTI 

Peugeot 309 GTI

En una época en la que el Volkswagen Golf GTI estaba pegando fuerte, los fabricantes europeos se metieron en la batalla por el trono de los compactos deportivos con modelos como el Renault 19 16v, el Kadett GSI o el Escort XR3. En Peugeot la respuesta fue el 309 GTI, un modelo con un feeling no tan deportivo como el 205 GTI, pero más que capaz para batir a todos sus rivales en una carretera con curvas.

De este 'hot hatch' apareció la versión GTI normal con 130 CV y una con culata multiválvula: el 309 GTI 16, que tenía nada menos que 160 CV.

Peugeot 306 GTI

Peugeot 306 GTI-6

La locura de los compactos deportivos se aproximaba a su fin, y parece que en la marca decidieron hacerle un homenaje con mayúsculas. El siempre capaz Peugeot 306 recibió tres versiones de carácter deportivo: el XSI con 123 CV, S16 con 160 CV y, sin duda, el 306 GTI-6 con sus llamativos 167 CV. Además, este tenía la particularidad de que contaba con una caja de cambios de seis velocidades, algo que ni el Golf GTI mk3 ni el Astra GSI de la época podían siquiera llegar a soñar.

Por supuesto, de esta versión existió una variante ligera en algunos mercados, el 306 Rallye, aunque su frescura no era exactamente la misma que la del 205 o el 106.

Peugeot 405 Mi16

Peugeot 405 Mi16

Para mí es quizá una de las grandes berlinas deportivas de los 90 junto con el Renault 21, aunque ya se sabe que sobre gustos no hay nada escrito.

Aquí están nuestras berlinas de los años 90 favoritas

El 405 llegó con una preciosa silueta salida del lápiz de Pininfarina, con mucho equilibrio entre elegancia, deportividad y aerodinámica: su Cx era de 0,30.

Aunque existieron versiones de carácter dinámico como el SRI, lo cierto es que el Mi16 las eclipsó a todas. Tenía el motor de 1.905 cc con 160 CV y, cuando llegó la versión Mi4x4, lo hizo con el eje trasero del ¡Citroën BX! para que fuera autonivelante.

Sin embargo, esto no fue todo: en 1992 debutó el Peugeot 405 T16.Los ingenieros decidieron hacer las cosas a la vieja usanza: tomaron el 2.0 atmosférico del Mi16 y le metieron un buen turbo para subir la potencia hasta unos considerables 220 CV.

Peugeot 206 GTI 

Peugeot 206 GTI

El 206 GTI es uno de los 'tapados' de esa época. Un coche ágil y divertido de conducir, su estética era más que discreta. Es más: hoy puedes estar ante un GTI sin apenas darte cuenta de que ese pequeño utilitario puede dibujarte una sonrisa en cuestión de segundos.

El fin de fiesta en la época de los deportivos fue el 206 RC, que aprovechaba el tirón del modelo en el Campeonato del Mundo de Rallyes, donde se llevó tres campeonatos de constructores y dos de pilotos con gente de la talla de Markus Grönholm, Gilles Panizzi o Richard Burns.

Apareció en 2003 y duró tres años en producción y utilizaba una evolución del 2.0 del GTI para llegar a 177 CV. Tenía un set-up del chasis más rígido que sus hermanos pequeños, llantas de 17" y un ESP que se podía desconectar.

Peugeot RCZ

Peugeot RCZ-R Concept

Peugeot ha hecho algunas incursiones en el mundo de los Coupés: el 406 Coupé es una preciosa obra de Pininfarina, mientras que su sucesor, el 407, se hizo en la casa: más espacioso, y sin duda un gran coche, pero con falta del carisma de su predecesor.

Sin embargo, en 2009 nos quedamos todos con la boca abierta con la aparición del RCZ. Se fabricaba en Graz en las instalaciones de Magna Steyr y recibió numerosos premios internacionales por su diseño. 

Utilizaba un motor de gasollina de 1,6 litros con 200 CV, aunque también existió una variante diésel que montaba el HDi 160.

En la última etapa de comercialización apareció la versión RCZ-R, que con su 1.6 litros alcanzaba los 270 CV. En su día fue el motor de sus características más potente del mundo, al estilo del tres en línea de 261 CV del actual Toyota GR Yaris.

Peugeot 308 GTI

Peugeot 308 GTI

La última generación del Peugeot 308 dio la campana a con el GTi. Al principio se vendía con versiones de 250 y 270 CV, al iugual que hacía el Golf GTI (230 y 245 CV) de la época. Con el paso del teimpo se quedó solo lamás potente.

¿Y qué ofrecía? Aparte de ese indescriptible iCockpit, era un deportivo de verdad: un chasis a la altura, un sonido atractivo y un empuje más que suficiente. Además, las versiones más potentes disfrutaban de un Torsen en el eje delantero.

Y además

Nuestros mejores vídeos