Pasar al contenido principal

Escogemos los 7 mejores BMW de la historia. A lo loco

¿El mejor M3 de todos?

Seguramente, escoger los 7 mejores BMW de todos los tiempos es una de las tareas más injustas y complicadas que he hecho últimamente. Y es que ha estado activos desde 1920, por lo que han tenido tiempo de sacar modelos que en muchas ocasiones se han ganado un pedacito de posteridad por motivos propios.

Antes de que te rasgues las vestiduras, he de admitir que seguramente tu selección de BMW favoritos de la historia podría ser bien diferente. En todo caso, estoy convencido de que esta frase que tanto odio define perfectamente este post: "si no están todos los que son, sí son todos los que están". 

Así que echa un vistazo, disfruta con los datos y luego, si te apetece, comparte con nosotros en redes tu selección. Vamos a ello.

BMW 315

BMW 303

"¿Un BMW 303? ¿Qué demonios es eso? ¡Si ni siquiera sabía que existía!". Esa puede ser perfectamente su reacción a ver este coche de entreguerras. Apareció en los primeros años 30 en una época en la que BMW estaba aún consolidándose como empresa.

En este enlace te contamos la historia del BMW 303, pero déjame que te resuma sus datos más importantes.

Para empezar, fue el primer BMW en utilizar un motor de seis cilindros, algo que luego se convirtió en algo icónico de la marca antes de llegar, ay, a estos tiempos en los que tricilíndricos con turbo impulsan, ay otra vez, las ruedas delanteras.

También tiene el honor de ser el primer BMW en utilizar los dos riñones en el frontal, un recurso estilístico que siempre ha estado presente hasta hoy, cuando empiezan a aumentar de tamaño considerablemente...

BMW 1500

BMW 1500 Neue Klass

Otra pregunta: ¿Qué demonios hace una berlina como esta en este listado? Bueno, fue el primero de la conocida como Neue Klasse, una serie de modelos que se fabricaron entre 1962 y 1972 que sirvió para dos cosas: asentar a la compañía después de unos años turbulentos en los que casi acaba en manos de Daimler Benz, y afianzarla como fabricante de berlinas deportivas.

El modelo de la foto es un 1500 y utilizaba un motor de cuatro cilindros que en su tiempo sería tan controvertido como los tres en línea hoy: fue el prime 'no seis cilindros' en instalarse en un modelo de Múnich desde 1936.

Por otro lado, sus líneas simples y fluidas esconden un dato de esos que siempre gustan: el BMW 1500 fue también el primer modelo en utilizar un recurso estilístico llamado pliegue (o curva) Hofmeister, que es ni más ni menos que el ensanchamiento del pilar C en la parte inferior del lado de la ventanilla.

BMW E9

BMW deportivo clasico coupe

En la foto de arriba tienes el BMW 3.0 CS, aunque creo que es justo incluir a todos los E9, que es así como se llaman los BMW con esta carrocería.

El E9 surgió como una especie de sucesor de la Neue Klasse, un paso adelante en la marca que la afianzaba como fabricante de modelos 'premium'.

Echa un vistazo a la historia de los BMW CS

El primero que apareció fue el 2800 CS que recibió un nuevo seis cilindros evolucionado a partir del M10, el motor del 1500 que acabas de leer justo arriba. Se trata de uno de los mejores seis en línea jamás fabricados. 

De todos los E9, cualquier personas con corazón (y dinero) escogería la versión 3.0 CSL para ir a comprar el pan. Nació para cumplir los requisitos de homologación del ETCC (el Campeonato Europeo de Turismos de la época) y se basaba en el 3.0 CS. La 'L', que normalmente se utilizaba en la marca para modelos largos, aquí significaba 'ligero'. Además, el M30 tenía algo más de cilindrada para poder competir en la clase de más de tres litros.

La versión de calle perdía peso gracias a la eliminación del aislamiento acústico, puertas y capó de aluminio y ventanillas de Perspex, por lo que los 206 CV y 286 Nm que rendía cundían más de lo que aparentaba...

BMW 2002

BMW 2002 Turbo (trasera)

No he podido resistir la tentación de poner la foto de un BMW 2002 tii Turbo. Para mí es uno de los mejores BMW jamás fabricados, aunque probablemente sea simplemente por puro desconocimiento. En todo caso, un modelo de los años 70 con un KKK, inyección Kugelfischer (¡menudo nombre!)  y la palabra 'Turbo' escrita al revés para que lo vean bien los coches de delante, merece todos mis respetos.

Pero en sí la Serie 02 merece ser contemplada como un todo. Lo de '02' viene de que tiene dos puertas. Dentro de los 02 estaba el 15, 16, 18... Era la cilindrada del motor. Los 2002, lo ha adivinado, llevaban el dos litros M10 que tantas alegrías les daba a la marca, tanto en versión de carburación como de inyección, que eran los ti, tii y tii Turbo. 

La instalación del M10 en principio no estaba sobre el papel, pero, como en todo coche que se precie, las casualidades quisieron que acabara ahí: Alex von Frankenhausen era el desarrollador del M10 y Helmut Werner Bösch, el director de Planificación, tenían instalados en sus 02 de empresa el motor... ¿lo adivinas? Exacto, el M10. Así que llegaron a la conclusión de que la gente tambiér lo querría.

Ah, ¡benditos los tiempos en los que el Excel aún no existía!

BMW E30

El primer M3

Solo hay una cosa por la que odio a mi compañero y amigo Emilio: tiene un BMW M3 E30 negro precioso. Y encima cometió el error de dejarme conducirlo, por lo que encima me inoculó el veneno en el cuerpo. ¡A un porschsita como yo! Eso no se hace.

Pero bueno, no solo de M3 vive el hombre (en serio). El BMW E30 fue el primer Serie 3 de la historia. Puede que pienses que el E46 o el E36 eran mucho mejores, y puede que esté de acuerdo. Sobre todo en lo del E36. Aún añoro a mi 318 is coupé del que me deshice por razones que aún hoy no logro comprender.

El E30 estrenó la carrocería familiar; además en su desarrollo se utilizó diseño CAD, el túnel del viento y se hicieron crash test. Hablamos de un coche que apareció en 1982, no lo olvides.

De toda la gama, el 325 es uno de los mejores seis cilindros que te puedes echar a la cara. Es curioso que incluso el 320i era un seis en línea, mientras que el M3 llevaba solo cuatro.

BMW Z8

Con su motor V8

Quizá uno de los coupés más bonitos que jamás se han fabricado. Al menos bajo mi más que perjudicado criterio. Pero no se puede negar que si te digo que es uno de los mejores BMW, sí que estarás de acuerdo.

Como seguramente ya te habrá quedado claro, me gustan los coches con 'historietas'. Este también lo tiene. Más que 'historieta', curiosidad. El jefe de Diseño del Z8 era Chris Bangle, quien más tarde se sacó de la manga el controvertido Serie 5 E60. El que tenía el V10 en el M5, por si no caes. Volviendo al estudio de diseño, el interior minimalista corrió a cargo de Scott Lempert, mientras que el exterior lo dibujó... ¡Heinrik Fisker! Sí 'ese' Fisker.

El V8 de 400 CV procedente del M5 E39 no era lo más llamativo del coche (sí lo más sonoro), pero si detalles como que los elevalunas eléctricos y los retrovisores compartían mandos de control. También que los relojes se ubicaron en el centro para que el conductor pudiera ver el capó y la carretera. Ah, claro, y los pilotos. ¿Eran de led? Nooooo. Eran de neón. Sí, has leído bien. En teoría deberían aguantar toda la vida útil del coche (que se supone, y deseo, que será larguísima) y se escogieron porque se activaban mucho más rápido que las bombillas.

 

BMW M3 CSL

¿El mejor M3 de todos?

Si has llegado hasta aquí, seguramente sea porque más o menos te he ido engañando con los coches que he elegido. Pero puede que con este último se rompa esa buena racha. ¿El M3 CSL? ¿No querría decir los E46?

No. Lo tengo claro. Soy consciente de que he dejado fuera el BMW M1, por ejemplo. O los Serie 6. Los bonitos. O los Serie 8 (echa un vistazo en el link a al lado si te gustan estos: vas a disfrutar). Lo siento: para mí, el mejor BMW de todos es el M3 CSL.

Los BMW Serie 8 clásicos que nunca llegaron

Por qué lo pienso así lo desconozco. Quizá sea porque desde que lo conduje me dejó marcado. Qué manera de acelerar, qué brutalidad a la hora de entregar la potencia. Qué preciosidad de coche así, en general. 

El apellido del BMW M3 CSL significa Coupé, Sport y Ligero (pero en alemán, claro). Y es que pesaba 110 kilos menos que un M3 equivalente (con el cuestionable cambio SMG II). Le habían quitado todo lo innecesario... desde el punto de vista alemán, ya que lo primero que salió fue el aire acondicionado. También el navegador o la radio, aunque algunos extras sí se podían añadir a posteriori. 

En cuanto al motor... Si el seis en línea del M3 ya era fabuloso, en este caso el 3.2 ganaba 17 CV, por lo que se colocaba en 360 CV con los que mover la preciosa carrocería aligerada con fibra de vidrio y carbono.