El McMurtry Spéirling se lleva otro récord y le saca 14 segundos a un Mercedes-AMG One en Hockenheim

Ya está validado el récord para un coche con ruedas carenadas: el McMurtry Spéirling ha dominado Hockenheim con sus 1.000 CV y menos de una tonelada de peso.

Otro golpe en la mesa: el McMurtry Spéirling ha batido otro récord para un coche con rueda cerrada. Ha sido en el circuito alemán de Hockenheim, con un crono de 1:24.43 minutos. Por cierto, también es 14 segundos más rápido que el Mercedes-AMG One.

Quizá lo más llamativo es que el Speirling (significa 'tormenta' en irlandés) sólo funcionaba al 75% de potencia y carga aerodinámica, lo que deja en el aire la pregunta de qué pasaría si todo se pusiera al 100%. También que se trata del prototipo de validación número 1, por lo que puede intuir que aún hay posibilidad de mejora.

El sistema de propulsión propiamente dicho es una unidad de motor eléctrico doble, que manda unos 1.000 CV a las ruedas traseras del monoplaza

Un McMurtry Spéirling machaca a un LaFerrari

Puede que no te suene demasiado espectacular tal y como están las cosas, pero el Speirling pesa menos de una tonelada. También produce tanta carga aerodinámica como la gravedad de Júpiter cuando el ventilador trasero empieza a girar (sigue estas líneas azules si quieres saber cómo es el McMurtry Spéirling).

Su velocidad punta puede que no te haga levantar una ceja (unos 320 km/h), pero quizá su aceleración sí: pasa de 0 a 300 km/h en 9,0 segundos. Por su parte, un Rimac Nevera necesita 11,8 y un Bugatti Chiron Super Sport, 12,1. 

Si juntas todo esto, seguramente entenderás por qué hay tanto revuelo a su alrededor. Además, McMurtry está dispuesto a seguir llamándote la atención con otros récords en circuito a lo largo de 2024 y hasta 2025...

Conoce cómo trabajamos en TopGear.

Etiquetas: coches deportivos eléctricosSuperdeportivos,