¿Quieres un Aston Martin one-off? Deberás esperar hasta 2020

La marca británica desvela cómo funciona su negocio más exclusivo.

Las marcas lo saben: las peticiones más excéntricas y exclusivas suelen ser las que reportan un mayor beneficio. Los Aston Martin one-off van a esta línea, siguiendo el ejemplo de los Ferrari Special Projects o del departamento MSO de McLaren. ¿El objetivo? Crear coches únicos para los clientes dispuestos a desembolsar dos millones de libras esterlinas, al menos, ya que según las peticiones y los materiales utilizados en el proyecto, el precio puede aumentar considerablemente.

¿Qué es un one-off? Pues un coche del que solamente se fabrica un ejemplar. Ahora bien, hay diferencias entre ellos. Por ejemplo, un one-off puede ser un coche completamente nuevo, por ejemplo una barqueta de competición como lo era el Aston Martin CC100, ¿te acuerdas de él? Coches únicos, hechos a medida según los gustos del propietario y cuyos límites solamente están marcados por el tamaño de la cuenta corriente, aunque con la vigilancia de un comité de expertos que aseguran que ese coche mantiene el espíritu y la historia de Aston Martin.

 

Este vídeo demuestra de lo que es capaz Aston Martin

 

Y es que un Aston Martin one-off no tiene porque ser siempre algo exagerado o estrambótico. Un ejemplo: un cliente suizo quiso tener un Aston Martin Vantage GT12 sin techo, en versión descapotable. Se lo hicieron tras pagar una pequeña fortuna. Es el único que existe e imagino que habrán firmado algún tipo de cláusula para evitar que la marca pueda fabricar algún otro ejemplar en el futuro.

En eso consiste este programa, en crear coches únicos, one-off. Ahora bien, ¿cómo funciona este departamento? Hoy nos hemos enterado que Aston Martin fabricará dos one-off al año y también ha anunciado que tiene cuatro de estos coches ya per-asignados, por lo que si quieres comprar uno, tendrás que esperar hasta el año 2020. Ahora bien, no debes confundirte con otros departamentos como el Q by Aston Martin, que se encarga de la personalización de coches de serie, o bien con deportivos radicales como el Aston Martin Valkyrie, un coche que aunque parezca de broma es un coche de serie aunque con una producción limitada a solamente 175 unidades y con un precio estratosférico de tres millones de euros.

Esta noticia tiene una cosa buena y una mala: la buena es que podemos esperar nuevos Aston Martin únicos y espectaculares, coches que harán historia. ¿Lo malo? Lo principal es que no es apto para cualquier mortal. ¿Lo peor? Que muchos de estos proyectos especiales y únicos jamás saldrán del anonimato y muchos de ellos ni siquiera serán anunciados por la marca. ¡La discreción manda!


 

Lecturas recomendadas